Contraste entre los linajes de Caín (simiente de la serpiente) y de Set (simiente de la mujer)

Por Bruce K. Waltke.

Tomado de An Old Testament Theology: An Exegetical, Canonical, and Thematic Approach (Grand Rapids: Zondervan, 2007), p. 272.

El linaje de Caín produce la primera metalurgia, la primera poesía, y las primeras ciudades. Su linaje es simbólico de la cultura humana con grandes civilizaciones y sin el Dios viviente. La ambigüedad de la cultura humana sin Dios es retratada por los avances paralelos en civilización con un aumento en la violencia.  La ciudad terrenal (hebreo ir, significa un establecimiento fortificado) epitomiza la ambigüedad: provee tanto la civilización como un alivio para el nomadismo y la alienación, así como protección contra la irracionalidad humana y la venganza; culmina en [Gen.] 11:4 con la construcción de una ciudad que desafía la supremacía de Dios.  En contraste los fieles buscan una ciudad celestial (Fil. 3:20; Col. 3:1-4; Heb. 11:10-11; 12:22; 13:14).  En lugar de honrar a Dios, el no creyente honra al ser humano, poniéndole a su ciudad el nombre de su hijo.  Ésta dirección en reversa dará como resultado el estado maquiavélico que se idolatra a sí mismo.

Lamec (4:19-24) representa tanto un endurecimiento progresivo en el pecado—poligamia (contra [Gen.] 2:24; Mat. 19:5-6) y una venganza crasamente injusta—como la extensión del mandato cultural de la industria pecuaria (v. 20) a las artes (v. 21) y las ciencias (v. 22). [Lamec] expresa su tiranía titánica en un canto (vv. 23-24).

En lugar de construir una civilización separada de Dios, Set llamó el nombre de su hijo “Enós,” para expresar la debilidad humana, y “entonces” (i.e., “comenzando con poner a la humanidad como nombre debilidad”) los descendientes de Set, comenzaron a invocar (qara besem) el nombre de Jehová.”  Qara besem significa “adorar” (i.e. hacer petición y dar alabanza”)… Caín, como la mayoría de los no creyentes, conoce acerca de Dios, pero no conoce a Dios en la intimidad.  La línea de Set produce los gigantes espirituales Enoc y Noé.  Lamec, en la línea de Caín, y Enoc, en la línea de Set, representan la séptima generación en la simiente de la serpiente y en la simiente de la mujer respectivamente.  El primero inflige muerte; el segundo no muere.

[Ver también: Invocar el nombre de Jehová (Génesis 4:26)La fe de los estatistas;Aborto: La esclavitud de nuestra generaciónVistámonos con la armadura de luz (Romanos 13:12)Vestíos del Señor Jesucristo (Romanos 13:14).]

____________

Traducción: Alejandro Moreno Morrison

El Dr. Bruce K. Waltke, de nacionalidad estadounidense, es un erudito reformado en Antiguo Testamento.  Obtuvo maestría (M.A.) y doctorado (Ph.D.) en lenguas y literatura del Antiguo Cercano Oriente por la Universidad de Harvard, con un post-doctorado en el Hebrew Union College de Jerusalem, Israel.  Aunque fue educado en el Dispensacionalismo (sus Th.M., y Th.D. en Nuevo Testamento los obtuvo por el Seminario Teológico de Dallas), a los 50 años de edad abandonó públicamente el dispensacionalismo por ser contrario a la Biblia y abrazó la teología Reformada o teología del pacto.  Ha sido profesor de Antiguo Testamento en el Seminario Teológico de Dallas, Westminster Theological Seminary, Regent College, University of British Columbia (de donde es Profesor Emérito), Reformed Theological Seminary, Orlando, y en Knox Theological Seminary, y profesor visitante en varias universidades y seminarios como Covenant Theological Seminary, Geneva Bible College, Trinity Evangelical Divinity School, y Wheaton College.  Es autor de numerosos libros y artículos de alto nivel académico.