El mensaje del evangelio lleva implícito el mandato misionero

Por Peter T. O’Brien.

Tomado de Gospel and Mission in the Writings of Paul.  An Exegetical and Theological Analysis (Grand Rapids: Baker, 1995), pp. 69-70 y 77.

El propósito del evangelio: el gobierno de Cristo sobre el nuevo pueblo de Dios

Ya hemos visto que el propósito de la comisión misionera de Pablo, así como la de su mensaje apostólico, era la obediencia a la fe entre los gentiles por amor del nombre de Cristo (Rom. 1:5).  Notamos que esta declaración programática llama la atención al propósito, esfera, y persona en cuyo nombre la totalidad de los esfuerzos misioneros de Pablo eran perseguidos.  ‘Dios está ahora cumpliendo su propósito en la historia de la redención por medio del evangelio de Pablo, es decir, la predicación de Jesucristo [Rom. 16:25]’.[1]  Conforme el apóstol [Pablo] proclama este mensaje de autoridad, ‘Jesús, el rey de Israel, toma a las naciones cautivas a la obediencia a sí mismo (Gen. 48:10, Sal. 2:8 y ss.)’.  El evangelio así predicado es el medio ‘por el cual el Cristo Resucitado, en el cumplimiento de los tiempos, afirma su gobierno sobre el nuevo pueblo de Dios.’[2]

Constreñidos por el evangelio

Si hemos entendido que Jesucristo está en el centro del plan redentor de Dios y que los propósitos divinos encuentran su cumplimiento, clímax, y consumación en su obra salvífica, entonces quienes hemos venido a estar bajo su gobierno como Señor debemos estar plenamente comprometidos a extender esos propósitos salvíficos en los que los gentiles, junto con los judíos, son traídos a la obediencia a Él.

Nosotros que hemos experimentado verdaderamente el poder salvífico del evangelio en nuestras vidas y tenemos la seguridad de ser liberados de la ira venidera en el día final, no podemos sino ser deudores a aquellos por quienes Cristo murió–tal  y como Pablo era deudor a ellos. Si conocemos el desesperado predicamento de los hombres y mujeres bajo el juicio divino–nosotros  mismos hemos estado en ese predicamento–y que el evangelio es la única esperanza para ser librados de la ira venidera, entonces deberíamos estar totalmente involucrados en traerlo a las vidas de otros.

______________

[1] D. B. Garlington, “The Obedience of Faith in the Letter to the Romans. Part I…,” en Westminster Theological Journal 52 (1990), p. 205.

[2] Ibid., p. 203.

______________

Ver también: Brevísima introducción a la teología bíblica del evangelismo y las misiones (audio); Contexto bíblico (intertextual) de las lenguas extrañasExaltación y entronización del Señor JesucristoEl derramamiento del Espíritu Santo (Pentecostés)La profecía de Noé (Gen. 9:25-27) y su cumplimiento en el Nuevo TestamentoSobre el pacto abrahámicoLa extensión del territorio del reino del Mesías (Salmo 72:8-11)La historia de la redención: Del protoevangelio al reinado universal del MesíasEste mundo está lleno del poder redentor de DiosEl reino del Mesías y Su IglesiaLa proclamación del reino en los evangelios sinópticos (incluyendo el significado de las parábolas del reino en Mateo 13 y Marcos 4)Amplicación en el Nuevo Testamento de la noción judía del Reino de Dios y de Jerusalén como su sedeLa profecía de las setenta “semanas” (Daniel 9:20-27)Las dos preguntas de los discípulos respecto de la destrucción de Jerusalén (Mateo 24)Serie de sermones de Hechos 1:1 al 2:41 (audios)Sermón expositivo del Salmo 67 (audio).

______________

Traducción: Alejandro Moreno Morrison

El Rev. Dr. Peter T. O’Brien, de nacionalidad australiana, fue educado en el Australian College of Theology, Moore College (Austalia), la Universidad de Londres, y la Universidad de Manchester (Ph.D.).  Es pastor y misionero en Australia, fue Vice-Director y es investigador y profesor de Nuevo Testamento y de Misiones en Moore College, además de dar clases en la India, Singapur, Inglaterra y Estados Unidos de América.  Es doctor en divinidades (D.D.) honoris causa por Westminster Theological Seminary, y doctor en teología (Th.D.) honoris causa por el Australian College of Theology.  Es vice-presidente de la Church Missionary Society of Australia.

Anuncios