Sobre participar en actividades relaciondas con el Día de Muertos o Halloween

Por Alejandro Moreno Morrison.

Supongamos que en algún lugar hubiera una actividad para celebrar el cumpleaños de Adolfo Hitler.  Supongamos que la celebración se limitara a un desfile pacífico o una reunión de simpatizantes usando vestimenta alusiva a Hitler o al nazismo.  ¿Qué pensarías de las personas que participan en esa actividad?  Sería razonable pensar que todas esas persona tienen algún grado de acuerdo y/o simpatía con al menos algún aspecto de Hitler o del nazismo, ¿cierto?

Ahora supongamos que entre quienes están participando en esa celebración hay alguien a quien tú conoces.  Al principio te sorprende ver que esa persona participe en esa celebración, pero luego te das cuenta de que realmente no sabes mucho acerca de su forma de pensar.  Platicando con la persona le expresas tu extrañeza por su simpatía con el nazismo.  Ella te responde que realmente no simpatiza con eso.  Intrigado, tú le preguntas por qué entonces participa en esa actividad.  Ella te responde que solamente es una tradición familiar; que tiene raíces alemanas; que alguno de sus ancestros estuvo en el ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial; o que por sus raíces alemanas tiene amigos que son seguidores del nazimo y que la invitaron; que aunque no está de acuerdo con mucho del nazimo, no obstante tiene valores rescatables que otras ideologías también comparten, como el orgullo nacional, la búsqueda del avance científico y tecnológico, o la coordinación de toda una nación para salir delante de una crisis.

Mientras tu conocida habla, en tu mente tú te preguntas con sorpresa y escándalo, “¿Qué no se da cuenta de que cualquier cosa que pudiese ser rescatable del nazismo es insignificante comparado con la maldad que representa; y que al participar en esta actividad está dando implícitamente su aprobación a todo lo que el nazismo representa, no sólo la parte que ella acepta?”

A la luz de este ejercicio, ¿podrías decir con la consciencia tranquila que es posible participar en actividades del “Día de muertos” o Halloween sin dar implícitamente tu aprobación a lo que está detrás de esas festividades?  Aunque provenientes de diversas culturas, Halloween y el “Día de muertos” están relacionados y son de hecho celebrados por las religiones paganas que practican la hechicería, y/o el culto a la muerte y/o a los muertos.

La maldad que está detrás de las festividades del “Día de muertos” y Halloween es mucho más grave que la de Hitler y el nazismo, o que la de cualquier otra expresión humana de maldad y pecado pues entrañan la aceptación, por superficial y parcial que sea, del ámbito de acción del enemigo de Dios, Satanás.  Prestar nuestra anuencia, por superficial, parcial, o casual que sea, a Satanás implica deslealtad contra el Dios verdadero, quien nos rescató de la potestad de Satanás, (Hechos 26:18), quien nos llamó de las tinieblas a Su luz admirable (1 Pedro 2:9), “el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo” (Colosenses 1:13).

Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz (Romanos 13:12).

Nota editorial: Versión levemente revisada de la publicada en la portada del orden de culto de la Misión Reformada Presbiteriana en la Ciudad de México, del domingo 26 de octubre de 2014.

Sermón alusivo: Sermón temático: El cristiano y las festividades de Halloween y Día de Muertos (audio)

______________________

Ver también: Contraste entre los linajes de Caín (simiente de la serpiente) y de Set (simiente de la mujer); El Reino de Dios a lo largo de la historia de la redenciónVistámonos con la armadura de luz (Romanos 13:12)Vestíos del Señor Jesucristo (Romanos 13:14)Sobre Halloween y el Día de Muertos.

______________________

Alejandro Moreno Morrison, de nacionalidad mexicana, es un abogado y teólogo reformado.  Fue educado en la Escuela Libre de Derecho (México), el Reformed Theological Seminary Orlando, y la Universidad de Oxford.  En el Reformed Theological Seminary Orlando fue asistente del Rev. Dr. Richard L. Pratt, y del Rev. Dr. Ronald H. Nash.  Ha ministrado como maestro de doctrina cristiana y Biblia y como predicador en diversas iglesias y misiones de varias denominaciones incluyendo la Iglesia Presbiteriana Reformada de México, la Iglesia Nacional Presbiteriana de México, la Iglesia Nacional Presbiteriana Conservadora de México, la Presbyterian Church of America, la Presbyterian Church of Ireland, y la Reformed Presbyterian Church North America Synod.  Con esta última estuvo a cargo de una misión durante 2014.  También ha sido profesor invitado de Teología Sistemática, Ética, Evangelismo, y Apologética en el Seminario Teológico Reformado de la Iglesia Presbiteriana Reformada de México, y de Sistemas Políticos Contemporáneos en la Facultad de Derecho de la UNAM (México).  Desde 2010 es profesor adjunto de Filosofía del Derecho en la Escuela Libre de Derecho.

Anuncios