Introducción al Apocalipsis, 5ª parte (audio)

Por Alejandro Moreno Morrison.

Sermón predicado en la misión presbiteriana “Adulam” (Iglesia Nacional Presbiteriana de México), en Taxco, Guerrero, en el otoño de 2011.

Enlace al archivo de audio: Introducción al Apocalipsis, 5ª parte (AMM, otoño 2011).

_______________________

Ver también: Introducción al Apocalipsis, 1ª parte (audio)Introducción al Apocalipsis, 4ª parte (audio)Serie de sermones de Hechos 1:1 al 2:41 (audios)Paralelismo o recapitulación en las visiones apocalípticas de Daniel (cuadro comparativo)La profecía de las setenta “semanas” (Daniel 9:20-27)Orígenes jesuitas y pentecostales del dispensacionalismo.

__________________

Alejandro Moreno Morrison, de nacionalidad mexicana, es un abogado y teólogo reformado.  Fue educado en la Escuela Libre de Derecho (México), el Reformed Theological Seminary Orlando, y la Universidad de Oxford.  En el Reformed Theological Seminary Orlando fue asistente del Rev. Dr. Richard L. Pratt, y del Rev. Dr. Ronald H. Nash.  Ha ministrado como maestro de doctrina cristiana y Biblia y como predicador en diversas iglesias y misiones de varias denominaciones incluyendo la Iglesia Presbiteriana Reformada de México, la Iglesia Nacional Presbiteriana de México, la Iglesia Nacional Presbiteriana Conservadora de México, la Presbyterian Church of America, la Presbyterian Church of Ireland, y la Reformed Presbyterian Church North America Synod.  Con esta última estuvo a cargo de una misión durante 2014.  También ha sido profesor invitado de Teología Sistemática, Ética, Evangelismo, y Apologética en el Seminario Teológico Reformado de la Iglesia Presbiteriana Reformada de México, y de Sistemas Políticos Contemporáneos en la Facultad de Derecho de la UNAM (México).  Desde 2010 es profesor adjunto de Filosofía del Derecho en la Escuela Libre de Derecho.

Sermón expositivo de Éxodo Caps. 35-39, 1ª parte: El principio regulador del culto como señal de la relación pactual entre Dios y Su pueblo (audio)

Por Alejandro Moreno Morrison.

Sermón predicado el segundo semestre de 2011, en la Iglesia “Gethsemaní” (Iglesia Presbiteriana Reformada de México), Coyoacán, Ciudad de México.

Enlace al archivo de audio: Sermón Éxodo Caps. 35-39 (AMM, 2011).

Sumario: El Señor da Su ley a Su Pueblo como señal de Su gracia; y la obediencia de Su pueblo a dicha ley es la única respuesta apropiada a dicha gracia, y es señal de entender y agradecer la gracia de Dios como la única causa de nuestra relación con Él.  Dicha obediencia debe manifestarse especialmente en la observancia de lo que Él ha prescrito para Su propio culto (principio regulador o regulativo de la adoración).

__________________

Ver también: Dos sermones sobre Éxodo 32:1-33:6, episodio del becerro de oro (audios)Sermón expositivo de Éxodo 34. La ley como señal de la gracia y la elección de Dios (audio)El Hijo del Hombre es Señor del Día de Reposo (Marcos 2:28)La observancia del cuarto mandamiento en el Nuevo Testamento (video-conferencia)La enseñanza bíblica sobre la adoración pública del Dios verdadero (video-conferencia)Breves textos sobre el día de reposo cristiano (enlace a álbum de imágenes jpg)La luz de la naturaleza es insuficiente para prescribir el culto (texto en imagen JPG)Sobre la visión puritana del día domingoSerie de sermones de Hechos 1:1 al 2:41 (audios).

__________________

Alejandro Moreno Morrison, de nacionalidad mexicana, es un abogado y teólogo reformado.  Fue educado en la Escuela Libre de Derecho (México), el Reformed Theological Seminary Orlando, y la Universidad de Oxford.  En el Reformed Theological Seminary Orlando fue asistente del Rev. Dr. Richard L. Pratt, y del Rev. Dr. Ronald H. Nash.  Ha ministrado como maestro de doctrina cristiana y Biblia y como predicador en diversas iglesias y misiones de varias denominaciones incluyendo la Iglesia Presbiteriana Reformada de México, la Iglesia Nacional Presbiteriana de México, la Iglesia Nacional Presbiteriana Conservadora de México, la Presbyterian Church of America, la Presbyterian Church of Ireland, y la Reformed Presbyterian Church North America Synod.  Con esta última estuvo a cargo de una misión durante 2014.  También ha sido profesor invitado de Teología Sistemática, Ética, Evangelismo, y Apologética en el Seminario Teológico Reformado de la Iglesia Presbiteriana Reformada de México, y de Sistemas Políticos Contemporáneos en la Facultad de Derecho de la UNAM (México).  Desde 2010 es profesor adjunto de Filosofía del Derecho en la Escuela Libre de Derecho.

Tipología en el libro de Rut

Por Bruce K. Waltke.

Tomado de An Old Testament Theology.  An Exegetical, Canonical, Thematic Approach (Grand Rapids: Zondervan, 2007), pp. 868-869. 

A. Booz: Tipo de Cristo

Booz hizo más de lo que le tocaba hacer: se sacrificó financieramente para dar a Noemí y a Rut tierra y herencia en perpetuidad.  Jesucristo, el gran anti-tipo [a quien apunta el tipo], sacrifica su sangre para dar a su iglesia una tierra regenerada y vida eterna.  “Booz,” como Judá, se sacrifica voluntariamente por sus hermanos (ver Gen. 44:33-34) y es en última instancia coronado con el reino (ver Gen. 49:8-12).  Viendo hacia atrás, los ancianos relacionan a Booz y a Rut con Raquel y Lea, las fundadoras de Israel, y con Tamar y Judá, los fundadores de su tribu real. Viendo hacia adelante, los relacionan en el embarazo [de Rut] con el León de la tribu de Judá.

“Booz” les dio inmortalidad a los muertos: por su sacrificio compró de vuelta a aquellos que había caído en muerte y deuda, y le dio seguridad a “Rut,” su esposa gentil.  “Booz” trajo a su “esposa” al descanso final.  Así como Booz trajo reposo a Noemí y a su familia (ver Rut 1:9; 3:1) así también David trajo reposo a Israel, y Cristo da reposo a la iglesia.

B. Noemí y Rut: Tipos de la Iglesia

  1. Rut: Tipo de los gentiles redimidos

Las cuatro mujeres mencionadas por Mateo en la genealogía de Jesucristo son todas extranjeras: Tamar y Rahab son cananeas, Rut es moabita, y Betsabé estaba casada con un hitita.  Únicamente Mateo las incluye para enfatizar el linaje universal de Jesucristo, el salvador del mundo. Dios exalta a estas cuatro mujeres de su estatus natural (como “no un pueblo” y sin esperanza) a su nueva identidad por su compromiso de fe a YO SOY, Dios de Israel, y por medio de esa fe se convierten en madres de la simiente santa.

“Rut” se vuelve parte del pueblo de Dios por su compromiso con “Booz,” su esposo. Mediante proclamación pública en bautismo de su identidad con él, ella llega a tener vínculos sanguíneos con Abraham (Gal. 3:16, 29).  Por medio de ella, “Booz” engendra la semiente que destruirá a la serpiente (Gen. 3:15; Rut 4:18-22; 1º Cron. 2:5-15; Mat 1:3-6; Luc. 3:31-33; 1ª Tim. 2:9-15).

  1. Noemi: Tipo del Israel étnico

El destino de “Noemí” y el destino de “Rut” están inextricablemente ligados uno con otro. “Noemí” precede a “Rut” en ser parte del pueblo de Dios, y “Noemí” media la entrada de “Rut” a los pactos que Dios hizo originalmente con “Noemí.” “Rut” es su hija.  Ellas son herederas iguales de la relación pactual porque “Booz” las redime de la tierra de muerte.  La nueva y joven “viuda,” llena de esperanza y promesa, rejuvenece a “Noemí,” la vieja y fallida “viuda,” quien por sí sola estaba sin esperanza.  Por su fe y su lealtad pactual, “Rut” transforma a la amarga “Noemí” sin esperanza al gozo de la salvación.  “Noemí” al final será llamada nuevamente “Placentera.”

________________

Sermón alusivo: Sermón expositivo de Rut 1, antecedente AT de invocar el nombre del Señor (audio).

Ver también: Serie de sermones de Hechos 1:1 al 2:41 (audios).

________________

Traducción: Alejandro Moreno Morrison.

El Dr. Bruce K. Waltke, de nacionalidad estadounidense, es un erudito reformado en Antiguo Testamento.  Obtuvo maestría (M.A.) y doctorado (Ph.D.) en lenguas y literatura del Antiguo Cercano Oriente por la Universidad de Harvard, con un post-doctorado en el Hebrew Union College de Jerusalem, Israel.  Aunque fue educado en el Dispensacionalismo (sus Th.M., y Th.D. en Nuevo Testamento los obtuvo por el Seminario Teológico de Dallas), a los 50 años de edad abandonó públicamente el dispensacionalismo por ser contrario a la Biblia y abrazó la teología Reformada o teología del pacto.  Ha sido profesor de Antiguo Testamento en el Seminario Teológico de Dallas, Westminster Theological Seminary, Regent College, University of British Columbia (de donde es Profesor Emérito), Reformed Theological Seminary, Orlando, y en Knox Theological Seminary, y profesor visitante en varias universidades y seminarios como Covenant Theological Seminary, Geneva Bible College, Trinity Evangelical Divinity School, y Wheaton College.  En 1975 fue presidente de la Evangelical Theological Society.  Ha editado o participado en la edición de varias traducciones de la Biblia al inglés incluyendo la New American Standard Bible, y la New International Version.  Es autor de numerosos libros y artículos de alto nivel académico.

 

La observancia del cuarto mandamiento en el Nuevo Testamento (video-conferencia)

Por Maurice Roberts.

Video-conferencia bilingüe inglés-español / English-Spanish bilingual video-lecture:

En junio de 2014, el Rev. Maurice Roberts hizo una visita a México para dar conferencias en seminarios e iglesias en Tampico, Tamaulipas, en Mérida, Yucatán, y en la Ciudad de México. Gracias a los buenos oficios del Rev. Kenneth Stewart, ministro de la Iglesia Presbiteriana Reformada de Escocia en Glasgow, el Rev. Roberts muy amablemente hizo espacio en su ocupada agenda para hablar en una naciente obra misionera en el poniente de la Ciudad de México.

El Rev. Maurice Roberts nació en Chester, Inglaterra, y fue educado en la Universidad de Durham (Inglaterra).  Después de ser profesor de matemáticas, griego y latín en escuelas secundarias en Inglaterra y Escocia, estudió teología en el Colegio de la Iglesia Libre de Escocia en Edimburgo.  Ha pastoreado iglesias desde 1974; también fue editor de la revista Banner of Truth de 1988 a 2003, y es autor de varios libros.  Desde 1994 ha sido ministro de la congregación Greyfriars de la Iglesia Libre de Escocia (Continuadora) en Inverness.

______________

Ver también: Actividad lícita en el Día de ReposoEl Hijo del Hombre es Señor del Día de Reposo (Marcos 2:28)La enseñanza bíblica sobre la adoración pública del Dios verdadero (video-conferencia)Sobre la visión puritana del día domingoSermón expositivo de Éxodo Caps. 35-39, 1ª parte (audio)Breves textos sobre el día de reposo cristiano (enlace a álbum de imágenes jpg)Sermón expositivo de Éxodo 34. La ley como señal de la gracia y la elección de Dios (audio).

El Hijo del Hombre es Señor del Día de Reposo (Marcos 2:28)

Por Benjamin B. Warfield.

Fragmento tomado de “The Foundatios of the Sabbath in the Word of God.”

El Día de Reposo… no es un invento del hombre, sino una creación de Dios…  Es Jehová quien hizo el Día de Reposo; aunque para el hombre, el Día de Reposo no es del hombre, sino que ha venido al hombre como un regalo de Dios mismo.  Y, como Dios lo ha hecho, así también lo ha guardado, como ha guardado todo lo demás que ha hecho, bajo Su propia mano.  No está en la potestad de ningún hombre deshacer el Día de Reposo, o rehacerlo—desviando de, o, como quisiéramos poder hacerlo, ajustándolo mejor a, su función divinamente designada.  Lo que el Señor ha hecho de él, eso es lo que Él mismo verá que permanezca.  Esto en efecto nuestro salvador nos dice en esas palabras ya aludidas.  Pues, inmediatamente después de declarar que “el Día de Reposo fue hecho para el hombre”—con la implicación abierta, por supuesto, de que fue por Dios que fue hecho para el hombre—procede a vindicar para sí mismo la sola potestad sobre él.  “Por tanto,” añade, “el Hijo del Hombre es también Señor del Sabbath” [Marcos 2:28].

…El énfasis en cualquier caso es sobre la grandeza de la autoridad afirmada por nuestro Señor cuando declaró su señorío sobre el Día de Reposo, y el término “Señor” está en el empuje original en el enunciado, a fin de que reciba todo el acento.  Este gran dominio nuestro Señor reclama para sí mismo como el Hijo del hombre, ese ser celestial, a quien Daniel vio viniendo con las nubes del cielo para levantar sobre la tierra el Reino.  Por cuanto el Día de Reposo fue hecho para el hombre, Él, el Hijo del Hombre, a quien le ha sido dado dominio y gloria, y un reino, a fin de que todos los pueblos, naciones, y lenguas lo sirvan—quien reina por derecho sobre el hombre y sobre todas lo concerniente al hombre—es Señor también del Día de Reposo.  Hay obviamente dos caras en esta declaración.  El Día de Reposo, por un lado, es el Día del Señor.  Le pertenece.  Él es Señor de él; dueño de él—puesto que eso es lo que significa “Señor.”  Él puede hacer con el día lo que Él quiera; abolirlo si él así lo decide—aunque abolirlo está tan lejos de ser posible a partir de lo que sugiere el pasaje; regularlo, adaptarlo para las circunstancias cambiantes de la vida humana para el beneficio del cual fue hecho.  Por otro lado, tan sólo por ser el Día del Señor, no es día de nadie más.  No es día del hombre; no está en la potestad del hombre.  Decir que el Hijo del Hombre es Señor del Día de Reposo es retirarlo del control de los hombres.  Es reservar para el Hijo del Hombre toda autoridad sobre él.  No es el hombre sino el Hijo del Hombre quien es Señor del Día de Reposo.

__________________

Traducción: Alejandro Moreno Morrison.

 Benjamin B. Warfield (1851-1921), de nacionalidad estadounidense, fue un teólogo reformado, educado en la Universidad de Princeton y el Seminario de Princeton, de donde también fue profesor de Teología Sistemática (1887-1921). 

La conferencia de donde este fragmento está tomado fue dictada originalmente en el Décimo Cuarto Congreso Internacional del Día del Señor en Oakland California (27 de julio al 1 de agosto de 1915).  Fue publicada en Sunday the World’s Rest Day [Domingo, el día de descanso del mundo], escrito por Duncan James McMilan & Alexander Jackson (Garden City: Doubleday, 1916); pp. 63-81; y en The Free Presbyterian Magazine (Glasgow, 1918), pp. 316-19; 350-54; 378-83. 

Para el fragmento aquí traducido se utilizó el texto añadido como “Apéndice Uno” al libro The Day of Worship.  Reassessing the Christian Life in Light of the Sabbath [El día de adoración.  Revaluando la vida cristiana a la luz del Día de Reposo] escrito por Ryan M. McGraw (Grand Rapids: Reformation Heritage Books, 2011); pp. 167-168.