The Lovely Italian Princess & the Erudite Spanish Reformer: Giulia Gonzaga & Juan de Valdés in the 16th century Reformation

By Alejandro Moreno Morrison

[Nota Bene: To read the footnotes, please scroll down to the bottom of the page.]

Upon personal invitation of the emperor Charles V, the 22 years-old Giulia Gonzaga Colonna, Duchess of Trajetto, Dowager Countess of Fondi, and Dowager Duchess of Gaeta, moved to Naples in December 1535.[1]  Giulia, “illustrious by birth, was still more so by her mental and personal endowments.”[2]  “Admirable woman of… aristocratic and thorough beauty,” as shown in her portrait kept in the British Museum,[3] Giulia was wooed by Ippolito Di’Medici, and variously celebrated by poets, painters, scholars, and noblemen.  The fame of her beauty reached such international proportions that, in the summer of 1534, Barbarossa, admiral of the Turkish-Ottoman fleet, almost succeeded in kidnapping her for the harem of sultan Soliman II.[4]  But God had a wonderful plan for her life, having predestined her for salvation before the foundation of the world.

But how could she come to saving faith in Christ and in Him alone when her religion taught her to merit salvation by works and not to acknowledge it as coming by grace alone to be received through faith alone?  How could she believe a gospel she had never heard?  And who could possibly be the preacher suited to her peculiar circumstances?  Although the gospel of salvation by grace alone through faith alone was being preached already all over Europe, on Giulia’s side of the Alps and of the social gap such message was perceived with the political taints of a German revolt against the unity of the empire[5] and Christendom, and further tainted by the 1527 sack of Rome in which some German Lutherans were involved.

Years before, Spanish nobleman Ferrando (or Hernando) de Valdés, Perpetual Regent of Cuenca, Spain,[6] had three children among whom two stand out in history: Alfonso (b. ca. 1501) and Juan (b. ca. 1509).[7]

Alfonso de Valdés studied Latin and Law under royal tutor Pedro Mártir de Anglería,[8] whose assistance “helped secure Alfonso a future place in [emperor] Charles’s service”[9] at the imperial court.  Alfonso was present at the coronation of Charles V[10] and not much later became his Latin Secretary,[11] and some years later his Chief Secretary.[12]  Alfonso was present at Luther’s trial at the Diet of Worms.[13]  But the German monk did not produce any favourable first impression on the Spanish courtier, who called Luther “audacious, shameless,” his books “poisonous,”[14] and his followers “prone to evil.”[15]  Yet, he agreed on the need for a reformation and was dissatisfied with the way in which Rome was handling the Luther affair.[16]  “Alfonso’s name is found subscribed to imperial letters of the years 1526 and 1527, addressed to Pope Clement VII and to the College of Cardinals, in which a General Council is most energetically demanded.”[17]  That was exactly what Luther had originally requested. Through his writings and imperial politics, Alfonso pursued a reformation programme along the lines proposed by Erasmus, of whom he was protector[18] and friend, and who held both Valdés brothers, Alfonso and Juan, in very high esteem.[19]

Juan spent his youth years in the Spanish royal court,[20] and later went on to study at Universidad Complutense[21] (most likely Humanities and Canon Law).[22]  He was well versed in Latin, Greek, and Hebrew and mastered the Spanish (Castilian) language.[23]  In January 1529, Juan published Dialogue on Christian Doctrine, which ignited against himself the hostility of the Spanish Inquisition.  Providentially, his case was appointed to scholars of his alma mater who were sympathetic to him, while enjoying also the favourable intervention of other people in prominence (including the General Inquisitor), all of which finally secured his absolution.

Around the same time, Alfonso de Valdés also provoked the wrath of the Spanish Inquisition with his writings, but such was his political power and influence that in 1530 he got an ample charter of absolution for his whole family from Clement VII, the pope he had attacked in his writings.[24]

By 1531 Juan had found refuge from the Spanish Inquisition in Clement’s papal court with the honorary title of Chamberlain[25] and the honorary dignity of Imperial Secretary with some semi-official role as Imperial agent.[26]  At Clement’s court Juan enjoyed the confidence of Pietro Carnesecchi, the pope’s Secretary and later Protonotary of the Apostolic See –a man so influential that it was believed “that he… wielded the pontifical power.”[27]

Meanwhile, Alfonso was travelling with the Emperor through Germany and having meetings with Melanchthon at Augsburg.

The intercourse between the two [Alfonso and Melanchthon] was a very friendly one, and with the sovereign, Valdés successfully set off the conciliatory and reasonable tone of the Protestants, and smoothed the way for a public reading of [the Augsburg Confession] in the presence of the Emperor…  It was with pleasure that he saw the Emperor… constrained to yield great liberty to the evangelical movement.[28]

Alfonso died in October of 1532, and it was so reported to Henry VIII by his then ambassador in Vienna, Thomas Cranmer, who wrote to the English king about Alfonso de Valdés in very complimentary terms.[29]

By 1535, after the death of pope Clement VII, Juan de Valdés became imperial agent and moved to Naples, which would become his home place for the rest of his short life, and his missionary field.  Variously described by his contemporaries as “Gentleman of cape and sword,” “noble and wealthy knight,” “prudent and learned man,” of “courtly bearing”[30] and “patient spirit,” [31] “of handsome looks, very sweet manners and of smooth and attractive speech,”[32] Valdés enjoyed the friendship of “the most distinguished members of the aristocracy of Italy of their period.”[33]  He used to gather them at his country house on the Riviera di Chiaia[34] –“one of the most beautiful places on earth”.[35]

Here Valdés received on the Sunday a select number of his most intimate friends; and they passed the day together in this manner: after breakfasting and enjoying themselves amidst the glories of the surrounding scenery, they returned to the house, when he read some selected portion of Scripture, and commented upon it, or some ‘Divine consideration’ which had occupied his thoughts during the week—some subject on which he conceived that his mind had obtained a clearer illumination of heavenly truth.[36]

Juan’s circle included scholars, literati, cardinals, archbishops, bishops, noblemen, and “the most noble and discrete women of Naples,”[37] such as the poetess Vittoria Colonna (1490-1547), friend of Baldassare Castiglione (author of Il Cortegiano) and Michelangelo’s Platonic love, and the young noble Giulia Gonzaga Colonna.[38]  It would be Giulia toward whom Juan’s mind would be “most forcibly brought into exercise.  Her noble faculties, her pursuit of the highest virtue, and the loveliness of her mind and person alike engaged his regard.”[39]

Juan de Valdés was probably first recommended to Giulia as legal advisor on a litigation brought about by the death of her husband.[40]  However, as confidence ripened between the two during the Lent season of 1536, it became apparent that Giulia’s core needs were not legal but spiritual, and that her legal advisor’s chief gifts were in biblical exposition, theology, and pastoral care.  One day, Giulia and Juan attended one of the Lenten sermons by Bernardino Ochino in company with emperor Charles V, his court, and the whole of Neapolitan society.  The whole audience, including the Emperor and Giulia, was deeply moved, and for Valdés the experience was apparently “akin to… a religious conversion.” [41]

Although “Valdés was undoubtedly the superior intelligence, and was further advanced in ‘Paulinism’”[42] and the doctrine of justification by faith, Ochino’s sermon was somehow used by the Holy Spirit to transform that knowledge into passionate action, moving Juan to display the fullness of his theological abilities and devoting to it increasingly more of his interest and time.

As a result, Juan first wrote Alfabeto christiano to address Giulia’s spiritual thirst.  Furthermore, the gatherings with his influential and aristocratic friends became opportunities for biblical exposition, theological discussion and, most of all, for the preaching of the gospel of salvation by grace alone through faith alone.  Valdés promoted the reading of works by John Calvin, Martin Luther, Martin Bucer, and Ulrich Zwingli, among such people as Carnesecchi, Ochino, Benedetto, and Pietro Martire Vermigli.  It was through Juan de Valdés that Vermigli was first nurtured in the gospel to become later one of the chief theologians of the Reformation.[43]  Thus, Valdés had a direct influence upon the two most influential pulpits in Naples, the ones held by Vermigli and Ochino.  Valdés’s writings reached as far as the influential cardinal Gasparo Contarini who, in striving for a reformation of the western Church from within and from the top, would later recommend Vermigli to be appointed for reformation commissions on two occasions.[44]

Notwithstanding the above, the first and special object of the theological works of this “Dottore e Pastore of noble and illustrious persons”[45] was the spiritual growth of his dearest friend Giulia –“the one who drank deepest of his instructions.”[46]  It was for Giulia that Juan translated the Scriptures into Spanish and for whom he wrote his Bible commentaries also in Spanish.  It was to Giulia that Juan dedicated his translation and Commentaries to the Epistles of Saint Paul, his translation and Commentary to the Psalms, and his translation and Commentary to the Gospel According to Matthew.[47]  “Possibly no man ever lived that did more by word and by writings to teach another spiritual truth, than did Valdés for Julia.”[48]

Juan de Valdés died in 1541, right before the beginning of the Italian Inquisition’s persecution in Naples and six years before the Council of Trent’s Decretum iustificatione against the doctrine of justification by faith alone.  In spite of his Protestant views, Valdés did not separate formally from the Roman Church, as he was never forced to make that choice.  More than attacking Rome, he “confined himself to the inculcation of what he believed to be Divine truth.”[49]

From the peculiar vantage point of his time (before the Council of Trent) and of his influential position, the hope for a Reformation from within and from the top was not ungrounded.  Juan de Valdés’s life, influence, and reformist ministry among the aristocracy and high clergy in Italy stand indeed as an incontestable witness to the fact that every possibility for a reformation without separation was exhausted, and that the Vatican, having turned its back deliberately and explicitly against the biblical and apostolic faith, cannot possibly be the one holy, catholic and apostolic Church.

Juan de Valdés’s ministry succeeded in overcoming socio-economic and socio-political hindrances that would have prevented many in the aristocracy south of the Alps to embrace the biblical doctrine of the gospel of grace.  Thousands of people who otherwise would have never heard the gospel of justification by faith alone came to saving faith in Christ, including the princess whom God had predestined for salvation and preserved from the hands of the Sultan, and who is now enjoying the presence of Christ, her Saviour, and life everlasting in God’s glory.

[Editorial note: The first version of this text was originally written for and published in The Progress of St. Paul’s (the monthly newsletter of St. Paul’s Church (Presbyterian Church in America), Orlando, Florida, ca. Oct. 2000  This is a revised version (Oct. 28, 2017).]


[1] Giulia Gonzaga, born in 1513, got married in 1526 to Vespaciano Colonna (born in 1485), Count of Fondi and Duke of Gaeta, who died on March 13, 1528.  See Philip McNair, An Anatomy of Apostasy (Oxford: The Clarendon Press, 1967), p. 31; and http://www.visitaitri.it/nuova_pagina_1.htm.

[2] John T. Betts “Preface” to his edition of Juan de Valdés, Commentary upon the Gospel of St. Matthew (London: Trubner & Co., 1882), p. viii.

[3] Marcelino Menéndez-Pelayo, Historia de los heterodoxos españoles: Erasmistas y protestantes. Sectas místicas.  Judaizantes y moriscos.  Artes mágicas (México: Porrúa, 1995, reprint of the 1882 ed.), p. 104.

[4] Cf. McNair, op. cit., p. 30.

[5] See Menéndez-Pelayo, op. cit., pp. 55 & 84.

[6] See ibid., p. 54.

[7] The year of birth of both these siblings is unclear.  The ambiguity is connected to the fact that two sources seem to suggest that Alfonso and Juan were twins.  The main source of the ambiguity and possible confusion is a letter from Erasmus to Juan (March 21, 1529), in which Erasmus refers to both as twins (gemellos), although it could have been an allusion to the likeness between the two siblings (see ibid., p. 84, and José C. Nieto, Juan de Valdés y los orígenes de la Reforma en España e Italia, 1st Spanish ed. (México: Fondo de Cultura Económica, 1979, corrected and augmented from the 1st English ed., 1970), p. 176).  One of the reasons to doubt they were twins is the fact that Alfonso was already Secretary to emperor Charles V when Juan was still a student in Escalona, Spain.  Therefore, it is most likely that, as Nieto thinks (see ibid.), Juan was younger than Alfonso.  Consequently, the most likely explanation for the two dates given for the birth of Alfonso a Juan is that Alfonso was born ca. 1501, and Juan ca. 1509.

[8] Pedro Mártir de Anglería was an “Italian humanist brought to the Spanish royal court by Ferdinand and Isabel to provide such instruction” (Daniel A. Crews, Twilight of the Renaissance: The Life of Juan de Valdés (Toronto: University of Toronto Press, 2008), p. 15).

[9] Ibid.

[10] Menéndez-Pelayo, op. cit., p. 55.

[11] See Nieto, op. cit., p. 281.

[12] As reported by Thomas Cranmer in 1532, while Cranmer was Henry VIII’s ambassador to the imperial court (see Menéndez-Pelayo, op. cit., p. 56).

[13] See ibid.

[14] See ibid.

[15] Ibid.

[16] See ibid.

[17] Edward Boehmer, Lives of the Twin Brothers Juán and Alfonso de Valdés (London: Trubner & Co., 1882), p. 16.

[18] See Menéndez-Pelayo, op. cit., pp. 58-9.

[19] John Stoughton, Footprints of Italian Reformers (London: The Religious Tract Society, 1881), p. 107.  Menéndez-Pelayo interprets a paragraph by Francisco de Enzinas (an acquaintance of both Valdés brothers) as implying that it was Alfonso who inculcated into Juan the “reformist ideas” (op. cit., p. 85).

[20] The Valdés family was very wealthy and politically powerful (see Crews, op. cit., p. 12).

[21] “Complutense” means “from Alcalá de Henares.”  It was in this university where the Poliglotha Complutense edition of the Bible had been prepared.

[22] Menéndez-Pelayo, op. cit., p. 84.  This author reports that many are the authors who refer to Juan de Valdés as “jurisconsulto” (jurist).

[23] See ibid., pp. 84-85.  In fact, his best-known work (still in print and widely read and studied) is his Diálogo de la lengua (ca. 1533-36), considered one of the three foundational documents of the modern Spanish language.  Juan wrote this book in Naples for non-Spanish-speakers in the imperial court eager to learn to speak proper Spanish, since that was emperor Charles V’s favourite language.

[24] Boehmer, op. cit., p. 16.

[25] Betts, in his “Introduction” to Boehmer’s Lives… explains that the post was “…that of ‘Cameriere d’onore, di spada e cappa’, meaning a chamberlain of honour, a secular, a layman, a post of honour involving no regular duties . . . they do not present themselves at the palace except when they choose to do so, and that it is usual for the Popes to send the Cardinal’s hat by them to newly-appointed Cardinals” (op. cit., p. iv).

[26] See ibid., pp. 20-21.

[27] Betts in the “Introduction” to Boehmer, Lives…, op. cit., p. vi (citing Riguccio Galluzzi, Storia del Granducato di Toscana Firenze, 1822).

[28] Boehmer, op. cit., p. 16-17.  Menéndez-Pelayo reports, nevertheless, that Alfonso found some of the propositions of the confession to be “bitter and intolerable” (op. cit., p. 70).

[29] See ibid., p. 17, and Menéndez-Pelayo, op. cit.

[30] See Stoughton, op. cit., p. 110; and Menéndez-Pelayo, op. cit., p. 94.

[31] Stoughton, op. cit.

[32] Menéndez-Pelayo, op. cit., p. 100.

[33] Betts, “Preface”, op. cit., p. viii.

[34] “On the Chiaja, not far from the rock-cut road from Naples to Pozzuoli, where tropical vegetation mingles with that of higher latitudes, and where Virgil’s tomb arrests the traveller’s attention… Juan de Valdés had a country house, not crowded into a long line of palaces and villas, but standing by itself, ‘set in verdure’, with an open view of the glorious bay, and refreshed at eventide by a cooling breeze” (Stoughton, op. cit., p. 109).

[35] Betts, “Preface,” op. cit., p. viii.

[36] “Life and Writings of Juan de Valdés”, by B. J. Wiffen, prefixed to the CX Considerations, tr. John T. Betts, p. 138.  Cited in Stoughton, op. cit., p. 109.

[37] Menéndez-Pelayo, op. cit., p. 103.

[38] The following lines by Jacob Burckhardt provide a good picture of Valdes’s social circle in Italy:

It would be juster to wonder at the secure foundations of a society which, notwithstanding these tales, still observed the rules of order and decency, and which knew how to vary such pastimes with serious and solid discussion. The need of noble forms of social intercourse was felt to be stronger than all others. To convince ourselves of it, we are not obliged to take as our standard the idealized society which Castiglione depicts as discussing the loftiest sentiments and aims of human life at the court of Guidobaldo of Urbino, and Pietro Bembo at the castle of Asolo.  The society described by Bandello, with all the frivolities which may be laid to its charge, enables us to form the best notion of the easy and polished dignity, of the urbane kindliness, of the intellectual freedom, of the wit and the graceful dilettantism, which distinguished these circles. A significant proof of the value of such circles lies in the fact that the women who were the centers of them could become famous and illustrious without in any way compromising their reputation.  Among the patronesses of Bandello, for example, Isabella Gonzaga (born an Este) was talked of unfavorably not through any fault of her own, but on account of the too-free-lived young ladies who filled her court. Giulia Gonzaga Colonna, Ippolita Sforza married to a Bentivoglio, Bianca Rangona, Cecilia Gallerana, Camilla Scarampa, and others, were either altogether irreproachable, or their social fame threw into the shade whatever they may have done amiss. The most famous woman of Italy, Vittoria Colonna (b. 1490, d. 1547), the friend of Castiglioni and Michelangelo, enjoyed the reputation of a saint. It is hard to give such a picture of the unconstrained intercourse of these circles in the city, at the baths, or in the country, as will furnish literal proof of the superiority of Italy in this respect over the rest of Europe.

The Civilization of the Renaissance in Italy (Seattle: The World Wide School), Part V, Ch. IV, “Social Etiquette”).  On-line edition: http://www.worldwideschool.org/library/books/hst/european/TheCivilizationoftheRenaissanceinItaly/chap36.html

[39] Stoughton, op. cit., p. 119.

[40] See McNair, op. cit., p. 31.

[41] Ibid., p. 35.

[42] Ibid., p. 36.

[43] Vermigli became professor of Divinities at the University of Oxford during the reign of the Reformed “Boy King,” Edward VI of England.

[44] See ibid.

[45] Nieto, op. cit., p. 244 (citing Edmondo Cione, “Epistola del primo Editore” to Juan de Valdés, Le cento e dieci divine considerazioni (Milano: Fratelli Bocca, Editori, 1944), p. 527).

[46] Stoughton, op. cit., p. 119.

[47] “Juan de Valdés has the merit of having translated for the first time into our language [Spanish] any part of the New Testament” (Menéndez-Pelayo, op. cit., p. 105).  Menéndez-Pelayo, an ultra-conservative Spanish Roman-Catholic, recognizes Valdés’s translation as “faithful and accurate” (ibid., p. 106).

[48] Betts, “Introduction,” op. cit., p. vii.

[49] Stoughton, op. cit.

______________________

Alejandro Moreno Morrison is a Mexican lawyer and Reformed theologian.  He studied at Escuela Libre de Derecho (Mexico City), Reformed Theological Seminary (Orlando, Florida) and the University of Oxford.  At Reformed Theological Seminary he was teaching assistant of the Rev. Dr. Ronald H. Nash.  He was also Spanish resources consultant for the Rev. Dr. Richard L. Pratt at Third Millennium Ministries.  Alejandro has ministered as intern, teacher, or visiting preacher or teacher at churches and missions of several denominations including Iglesia Presbiteriana Reformada de México, Iglesia Nacional Presbiteriana de México, Iglesia Nacional Presbiteriana Conservadora de México, Iglesia Presbiteriana Ortodoxa Reformada, the Presbyterian Church in America, the Presbyterian Church of Ireland, and the Reformed Presbyterian Church, North America Synod.  With the latter he was in charge of a mission congregation during 2014.  He has also been guest lecturer on Systematic Theology, Ethics, Evangelism, and Apologetics at Seminario Teológico Reformado of Iglesia Presbiteriana Reformada de México, on Contemporary Political Systems at the Faculty of Law of Universidad Nacional Autónoma de México, and on Corporate law at the Massachusetts Institute of Technologies (Global Startup Lab for Mexico).  Since 2010 he is adjunct lecturer on Jurisprudence at Escuela Libre de Derecho.

Presbiterianismo en la primera reforma en Inglaterra

Por Alejandro Moreno Morrison.

Dedicado a la memoria del ‘Rey Niño’ Eduardo VI de Inglaterra, joven reformador cristiano y “ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.”

door_french_protestant_church_londonDeambulando aleatoriamente por el centro de Londres una tarde de julio de 2001, me topé por casualidad con el edificio donde se congrega la Iglesia Protestante Francesa en Londres (Eglise Protestante Français de Londres).  Me emocioné muchísimo por el providencial hallazgo de esta histórica iglesia, que es un vestigio del reinado y ministerio del ‘Rey Niño’ Eduardo VI de Inglaterra y también un importante antecedente nuestro como presbiterianos.

Eduardo nació del rey Enrique VIII de Inglaterra y su reina consorte Jane Seymour el 28 de octubre de 1537 (17 meses después de que el pueblo de Ginebra confirmara el Edicto de Reforma).  Por recomendación del obispo Hugh Latimer a Enrique VIII, el príncipe Eduardo fue criado en la fe protestante.  Como resultado de lo anterior el hugonote[1] Jean Bellemain fue nombrado tutor de francés del príncipe.  Bellemain ejercería gran influencia nutriendo la fe Reformada (“calvinista”) de este futuro rey de Inglaterra.[2]

A la muerte de su padre, el 28 de enero de 1547, Eduardo ascendió al trono de Inglaterra con el nombre Eduardo VI cuando contaba con nueve años de edad.  Desde el principio de su reinado, Eduardo VI buscó la reforma oficial de la Iglesia en Inglaterra pues, aunque Enrique VIII la había separado de la jurisdicción papal, la había dejado intacta en cuanto a doctrina y práctica.  La reforma oficial de la Iglesia de Inglaterra durante el reinado de Eduardo VI fue encabezada primero por Thomas Cranmer, Arzobispo de Canterbury, y el tío del rey, Edward Seymour, Duque de Somerset y Lord Protector, contando con el apoyo y cooperación de otros oficiales del gobierno, aristócratas, y clérigos (como Hugh Latimer y Nicholas Ridley), todos ellos de persuasión evangélica.  Pronto también el rey Eduardo VI se involucraría directa y celosamente en hacer progresar la fe y la práctica Reformadas en su reino, y en reformar a la Iglesia inglesa.

En el ámbito internacional la Inglaterra de Eduardo VI se convirtió en un refugio para protestantes perseguidos de toda Europa, aun por encima de Ginebra.  Más aún, el gobierno de Eduardo VI fue intencional en atraer a protestantes extranjeros, incluyendo eruditos y ministros prominentes que ayudaran al avance de la Reforma en Inglaterra.  Fueron Cranmer y Eduardo VI quienes intercedieron ante el gobierno de Francia para liberar al reformador escocés Juan Knox de las galeras francesas.  Cranmer ofreció un obispado a Knox a fin de que éste tuviera influencia oficial dentro de la Iglesia inglesa y así pudiera ayudar a Cranmer en la reforma de la iglesia.  No obstante, Knox rechazó el ofrecimiento pues era un presbiteriano convencido que se oponía a la forma episcopal de gobierno.  Eventualmente, en 1551, Knox fue nombrado capellán real y pronto se convirtió en uno de los predicadores favoritos del joven rey Eduardo VI.

Entre otros protestantes extranjeros prominentes invitados a Inglaterra estaban el teólogo italiano Pietro Martire Vermigli, quien fue invitado a ser Profesor Regio de Divinidades en la Universidad de Oxford; el teólogo alemán Martín Bucero, quien fue invitado a ser Profesor Regio de Divinidades en la Universidad de Cambridge; y el teólogo, reformador, y estadista polaco Juan A Lasco (Jan Laski), quien fue invitado a ser superintendente  de las iglesias para los extranjeros residentes en Londres.  Lasco ya había probado su idoneidad para este encargo pues, por invitación de la Condesa Ana de Frisia Oriental (Alemania), entre 1542 y 1543 había reorganizado la vida religiosa de la ciudad-estado de Emden convirtiéndola en una verdadera “Ginebra del norte.”[3]

En 1550, mediante una carta patente, el rey Eduardo VI otorgó a las iglesias protestantes de los extranjeros protección y libertad respecto del estado y de la Iglesia de Inglaterra.  Ésta era “una excepción a las leyes de 1549 y 1552, que decretaban la uniformidad religiosa del reino,”[4]  y el primer caso de una iglesia Reformada libre.  En una carta dirigida al rey Eduardo VI, Juan Calvino escribió: “…todas las personas de mente recta alaban a Dios, y se sienten grandemente agradecidos contigo, por haberte placido con gracia otorgar iglesias a tus súbditos que hablan las lenguas francesa y alemana, en lo que respecta al uso de los sacramentos y la disciplina espiritual.  Espero que la licencia que te ha placido darles tenga su efecto.”[5]

El efecto al que se refería Calvino tenía que ver con una de las razones por las que los reformadores ingleses habían establecido la referida Iglesia de los Extranjeros, a decir, que sirviera como modelo para la reforma de la Iglesia inglesa. Lasco escribió “Pensamos, de hecho, que las iglesias inglesas, animadas por este ejemplo, estarían unánimes, a lo largo del reino a volver a la forma apostólica de adoración en toda su pureza.”[6]  Respecto de dicha Iglesia de los Extranjeros, el historiador Diarmaid MacCulloch de la Universidad de Oxford comenta: “No hay duda de la importancia de estas congregaciones plenamente reformadas en medio de una Iglesia nacional que era semi-reformada; eran una señalización hacia una versión del futuro.  Su avivada vida devocional e intelectual pronto atraerían amplio interés en Londres…”[7]

Al mismo tiempo, John Hooper (uno de los precursores del puritanismo) había emprendido una cruzada contra algunas de las prácticas no bíblicas de la Iglesia inglesa (las vestimentas sacerdotales y los rituales sinsentido) contando con el apoyo de Lasco, quien había podido quitarlos “de un solo golpe en práctica y disciplina de la Iglesia de los Extranjeros, sobre la cual Lasco presidía con toda la… decisión que caracterizaba la versión de Juan Calvino de la forma de gobierno presbiteriana en Ginebra.”[8]  MacCulloch concluye que, “Entre Hooper y Lasco habían ofrecido una visión para el futuro de la Iglesia inglesa: purgada de toda corrupción del pasado y moviéndose a la par de las iglesias cívicas más plenamente reformadas en Suiza.” [9]

Uno de los distintivos de la Iglesia de los Extranjeros era su forma de gobierno que no era episcopal sino presbiteriana.  Se eligieron cuatro ministros y luego cuatro ancianos, “conforme a la ordenanza apostólica, para ayudar a los ministros, no de hecho en el ministerio de la Palabra, sino en la conservación de la doctrina y la moral de la iglesia.  Después de éstos fueron elegidos cuatro diáconos.”[10]  Pastores y diáconos recibieron por igual la imposición de manos, lo que significó en un avance de los laicos.[11]  “El primer lunes de cada mes se instalaba el coetus, en el que los oficiales de las tres congregaciones se reunían.  Esta institución, que puede ser comparada con un presbiterio moderno, continuó en operación hasta finales del S. XIX.”[12]

En teoría todos los ancianos tenían la misma responsabilidad y compartían la misma ordenación.  Esto marca un énfasis importante y característico de Lasco, quien en este punto se acerca a la doctrina del ministerio esencial de todos los cristianos.  En la práctica aquéllos que son apartados como ministros de la Palabra administraban los sacramentos y eran asistidos por otros ancianos.  Por otro lado los ancianos laicos llevaban la responsabilidad especial de mantener la disciplina…  los deberes asignados a los ministros de la Palabra y de la “espada” (ancianos) diferían más bien en énfasis que en carácter.

El experto en hugonotes Bernard Cottret hace notar que esta forma de gobierno esclesiástico (plenamente presbiteriana) estaba “muy adelantada a su tiempo y contradecía los puntos de vista de la Iglesia de Inglaterra.”[13]  MacCulloch pone a la par el libro de Lasco Forma ac ratio tota ecclesiastici ministerio (su exposición y defensa de la doctrina y práctica de la Iglesia de los Extranjeros) con la Institución de Calvino y afirma que “proveyó un texto clave para el futuro del cristianismo Reformado a lo largo de Europa.”[14]

En cuanto a su entendimiento de la continuidad histórica de la única santa iglesia católica y apostólica, Lasco explícitamente afirmaba que la verdadera fuente de sus ideas era “la iglesia pura de los apóstoles, la era dorada de la Iglesia primitiva.”[15]  Los reformadores no se veían a sí mismos como transformadores de la Iglesia, sino como aquellos que estaban regresando a la Iglesia a su forma y orden originales.  No eran innovadores; las “supersticiones papistas” eran las que eran innovaciones. [16]  Por lo tanto, Lasco afirmaba, “Que esta iglesia reformada no tiene la intención de ser una nueva iglesia, separada de otras iglesias, sino más bien, una, católica, apostólica…  Las iglesias falsas… tales como las de los turcos [musulmanes], la del papado, y los anabautistas, y los davidistas, no son parte de esta verdadera Iglesia.”[17]

Lamentablemente, la inesperada y prematura muerte del rey Eduardo VI, el 6 de julio de 1553, a la edad de 15 años, y la consiguiente ascensión al trono inglés de su hermana mayor, María Tudor (“la sangrienta”), pusieron fin abruptamente a la primera Reforma en Inglaterra.  María, catolicorromana, persiguió brutalmente a los protestantes, muchos de los cuales emigraron para encontrar refugio en Europa continental.

Lasco fue eventualmente llamado a volver a Polonia como secretario del rey Segismundo II, posición desde la cual lideró la reforma calvinista en Polonia.  Knox (que desde su llegada a Londres había estado muy cerca de Lasco y de la Iglesia de los Extranjeros) se refugió en Ginebra, donde conoció personalmente a Calvino y pastoreó la congregación de habla inglesa.  De Ginebra Knox se mudó a Frankfurt y en 1559 llegó de vuelta a Escocia, trayendo consigo el presbiterianismo que había aprendido de Lasco y la Iglesia de los Extranjeros, y de Calvino y la Iglesia de Ginebra.  Al año siguiente, en 1560, el parlamento escocés adoptó la reforma presbiteriana como resultado del ministerio de Knox.

_______________

[1] Los hugonotes eran los protestantes reformados (“calvinistas”) franceses.

[2] Bernard Cottret, The Huguenots in England (Cambridge: Cambridge University Press, 1991), p. 28.

[3] Frederick S. Carney, “Translator’s Introduction. The New Interest in the Political Theory of Althusius,” en Johannes Althusius, Politica. An Abridged Translations of Politics Methodically Set Forth and Illustrated with Sacred and Profane Examples (Indianapolis: Liberty Fund, 1995); p. xi.  Disponible en: http://oll.libertyfund.org/titles/althusius-politica.

[4] Cottret, op. cit., p. 35.

[5] The Parker Society, eds., “John Calvin to King Edward VI,” en Original Letters Relative to the English Reformation (Cambridge: The University Press, 1847), pp. 710 (carta CCCXXXVI).

[6] Cottret, op. cit., p. 38.  Citando a Schickler, Les Eglises du Refuge en Angleterre, pp. 31-32.

[7] Diarmaid MacCulloch, Thomas Cranmer (New Haven: Yale University Press), 1993; p. 478.

[8] Ibid.

[9] Ibid., p. 483.

[10] Frederick A. Norwood, ‘The Strangers’ “Model Churches” in Sixteenth-Century England,’ en Franklin H. Little, Reformation Studies: Essays in Honor of Roland H. Bainton (Richmond: John Knox Press, 1962), p. 189.

[11] Ver Cottret, op. cit., p. 40.

[12] Norwood, op. cit., pp. 189-190.

[13] Schickler, Les Eglises du Refuge en Angleterre, I p. 41.  Citado en Cottret, op. cit., p. 40.

[14] MacCulloch, op. cit., pp. 480-481.

[15] Norwood, op. cit., p. 189.

[16] Ver Cottret, op. cit., p. 159.

[17] Norwood, op. cit., p. 188.

Nota editorial: La versión original (en inglés) de este artículo fue publicada en The Progress of St. Paul’s, la revista mensual de St. Paul’s Church (PCA), Orlando, en septiembre de 2001.

__________________

Ver también: Oración por toda la Iglesia de Cristo (usada por la congregación angloparlante en Ginebra, en tiempos de Calvino y Knox)Las oraciones públicas, colectivas, comúnes, o litúrgicas en la práctica reformadaJuan Calvino acerca de las oraciones públicas, litúrgicas (o al unísono) de la Iglesia en el culto públicoLa Cena del SeñorOrigen tardío de la doctrina de la transubstanciación, y temprana oposición a la mismaLa música en la Iglesia occidental en tiempos previos a la ReformaInfluencia del calvinismo y del puritanismo en el pensamiento político de las colonias británicas en el norte de América (siglos XVII y XVIII)Sobre la liturgia ginebrina de Juan Calvino para la celebración de la Cena del SeñorBrevísima nota biográfica sobre Jonathan EdwardsLas esposas de Juan KnoxSobre la visión puritana del día domingoPuritanismo como un movimiento de avivamiento, 1 (a)¿Cómo eran los puritanos originales?La espiritualidad del culto público en la Iglesia del Nuevo TestamentoNulidad de los oficios eclesiásticos no prescritos en la BibliaEl “Salterio ginebrino” o “Salterio de Ginebra” en españolLos puritanos del S. XVII y las ciencias, la cultura, y la educaciónSamuel Rutherford (1600-1661) erudito, pastor, teólogo, pactante y comisionado escocés a la Asamblea de Westminster.

__________________

Alejandro Moreno Morrison, de nacionalidad mexicana, es un abogado y teólogo reformado. Fue educado en la Escuela Libre de Derecho (México), el Reformed Theological Seminary Orlando, y la Universidad de Oxford.  En el Reformed Theological Seminary Orlando fue asistente del Rev. Dr. Richard L. Pratt, y del Rev. Dr. Ronald H. Nash.  Ha ministrado como maestro de doctrina cristiana y Biblia y como predicador en diversas iglesias y misiones de denominaciones como la Iglesia Presbiteriana Reformada de México, la Iglesia Nacional Presbiteriana de México, la Iglesia Nacional Presbiteriana Conservadora de México, la Presbyterian Church in America, la Presbyterian Church of Ireland, y la Reformed Presbyterian Church North America Synod.  Con esta última estuvo a cargo de una misión durante 2014.  También ha sido profesor invitado de Teología Sistemática, Ética, Evangelismo, y Apologética en el Seminario Teológico Reformado de la Iglesia Presbiteriana Reformada de México, y de Sistemas Políticos Contemporáneos en la Facultad de Derecho de la UNAM (México).  Desde 2010 es profesor adjunto de Filosofía del Derecho en la Escuela Libre de Derecho.

Las esposas de Juan Knox

IMG_3128
Interior de la “Casa de Juan Knox” en la Milla Real, Edimburgo, Escocia (foto de Alejandro Moreno Morrison).

Por Alejandro Moreno Morrison.

Gracias a los buenos oficios diplomáticos de Thomas Cranmer, Arzobispo de Canterbury, y del propio Eduardo VI, Rey de Inglaterra, en febrero de 1549, Juan Knox fue liberado de las galeras francesas en las que remó como esclavo por año y medio.

Ya en Inglaterra, Cranmer ofreció a Knox un obispado, jerarquía que le hubiera dado a Knox un mayor peso en la política eclesiástica para la reforma de la Iglesia de Inglaterra, y a Cranmer un aliado bien posicionado en sus esfuerzos por reformar dicha iglesia.  No obstante, siendo un presbiteriano convencido, Knox rechazó tal ofrecimiento.  Cranmer tuvo que conformarse con licenciar a Knox como ministro de la Iglesia de Inglaterra y poner bajo su cuidado pastoral la región de Berwick-upon-Tweed, en la frontera de Inglaterra con Escocia.

La predicación de Knox pronto atrajo la atención de muchas personas en Berwick-upon-Tweed, entre ellas la de la Sra. Elizabeth Bowes, esposa del aristócrata inglés Richard Bowes, de Aske, en Yorkshire.  Dicho sea de paso que entre la descendencia de Richard y Elizabeth Bowes está la reina Isabel II de Reino Unido, por parte de su madre Elizabeth Bowes-Lyon, la Reina Madre (1900-2002).

Pero volviendo a Knox y al S. XVI, Richard y Elizabeth Bowes tuvieron dos hijos y diez hijas.  Tras la llegada de Knox, la Sra. Elizabeth Bowes se convirtió en asistente asidua a sus sermones, a los cuales asistía acompañada de sus diez hijas.  Con el tiempo, Knox comenzó a visitar el hogar de la familia Bowes para dar estudios bíblicos y consejería pastoral.  De entre las hijas de los Bowes, Marjorie era la que más interés tenía en asistir a la iglesia y en estar presente cuando Knox visitaba a la familia.  Cabe aclarar que el jefe de familia, Richard Bowes, no compartía la sensibilidad espiritual de su esposa ni su admiración por Knox.

No se sabe cómo ni cuándo, pero la frecuente interacción con la familia Bowes resultó en un enamoramiento entre Knox, que contaba entonces con alrededor de 35 o 36 años, y Marjorie, la quinta hija de los Bowes, quien contaba con alrededor de 18 años.  Marjorie Bowes estaba tan enamorada de Knox que no le importó tener que enfrentar la oposición de su padre y de su hermano, así como el prospecto de una vida azarosa y sin las comodidades a las que estaba acostumbrada como miembro de la aristocracia.

Finalmente Juan y Marjorie contrajeron matrimonio.  No se conoce la fecha de la solemnización del matrimonio ni las circunstancias.  Esto se debe muy probablemente a que fue un matrimonio celebrado en secreto, con el consentimiento de la madre pero sin el consentimiento del padre.  Es probable que la ceremonia matrimonial se hubiera verificado en el verano de 1551, justo antes de que Knox fuese enviado a Newcastle para posteriormente ser llamado a Londres como uno de los capellanes del Rey Eduardo VI.

Juan y Marjorie Knox tenían poco tiempo de casados cuando murió Eduardo VI, en 1553, y ascendió al trono María Tudor (“la sangrienta”), quien habría de perseguir brutalmente a los protestantes.  La pareja Knox, junto con la madre de Marjorie, tuvo que salir de Inglaterra y encontró refugio en Ginebra, donde Juan Calvino ministraba.

Poco es lo que se sabe de Marjorie y de su vida matrimonial con Knox, pero el testimonio que de ella da Juan Calvino es suficiente para saber que Marjorie fue una gran mujer que hizo muy feliz a Juan Knox y a todos con quienes convivió.

Knox duró aproximadamente nueve años casado con Majorie, quien murió en 1560, poco después de que la familia Knox regresara a Escocia.  Knox quedó viudo y con dos hijos pequeños al inicio de la etapa más importante de su carrera, es decir, cuando comenzaba a encabezar la Reforma en en Escocia.

Calvino le escribió a Knox diciéndole que Marjorie fue “una de las más dulces mujeres.”  Algunos años después, lamentando todavía la pérdida sufrida por Knox, Calvino se refiere a Marjorie Knox como “una esposa cuyo igual no se encuentra en cualquier lugar,” y como “la más encantadora de las esposas.”

Cuatro años más tarde, en 1564, a la edad de 50 años, Knox volvió a casarse.  Nuevamente su esposa provino de la aristocracia, aunque esta vez de la aristocracia escocesa, no de la inglesa.  Su segunda esposa fue Margaret Stewart o Estuardo, hija de un matrimonio de amigos muy cercanos a Knox, y prima lejana de la Reina María Estuardo de Escocia.  Margaret tenía 17 años, así que Knox era unos 33 años más grande que ella.

La idea del matrimonio provino de la Sra. Stewart, esposa de Andrew Stewart y madre de Margaret.  En una ocasión la Sra. Stewart le dijo a Knox que necesitaba una esposa.  Knox le respondió que nadie querría casarse con él.  Ella le respondió que si ese era el problema ella se encargaría de resolverlo antes de su siguiente visita.  La Sra. Stewart entonces le preguntó a su hija mayor si querría casarse con el Sr. Knox, a lo que ella respondió que no.  Lo mismo sucedió con la segunda hija.  Cuando se lo preguntó a su tercera y última hija, ella le respondió que sí quería pero que tenía miedo de que Knox no la quisiera como esposa.

Knox fue invitado a cenar a casa de sus amigos Stewart, y durante la cena la Sra. Stewart le dijo a Knox que ya le había encontrado una esposa, su hija Margaret.  Knox le explicó a Margaret que su vida no era fácil, pero Margaret confirmó su deseo de casarse con él, y así lo hicieron.  Como Margaret era miembro de la familia real escocesa, debía contar con el consentimiento de la Reina María Estuardo, pero se casaron sin dicho consentimiento.  Se establecieron en una casa rentada en la Milla Real, en el centro de Edimburgo (casa que hoy es un museo que lleva el nombre “Casa de Juan Knox”).

Juan y Margaret Knox tuvieron tres hijas, y Margaret fue más que una ayuda idónea para él, no sólo en el hogar sino en su ministerio, fungiendo como su secretaria y después, cuando cayó enfermo Knox, cuidándolo hasta su muerte en 1572.

_____________

Alejandro Moreno Morrison, de nacionalidad mexicana, es un abogado y teólogo reformado. Fue educado en la Escuela Libre de Derecho (México), Reformed Theological Seminary Orlando, y la Universidad de Oxford.  En Reformed Theological Seminary Orlando fue asistente del Rev. Dr. Richard L. Pratt, y del Rev. Dr. Ronald H. Nash.  Ha ministrado como maestro de doctrina cristiana y Biblia y como predicador en diversas iglesias y misiones de denominaciones como la Iglesia Presbiteriana Reformada de México, la Iglesia Nacional Presbiteriana de México, la Iglesia Nacional Presbiteriana Conservadora de México, la Presbyterian Church in America, la Presbyterian Church of Ireland, y la Reformed Presbyterian Church North America Synod.  Con esta última estuvo a cargo de una misión durante 2014.  También ha sido profesor invitado de Teología Sistemática, Ética, Evangelismo, y Apologética en el Seminario Teológico Reformado de la Iglesia Presbiteriana Reformada de México, y de Sistemas Políticos Contemporáneos en la Facultad de Derecho de la UNAM (México).  Desde 2010 es profesor adjunto de Filosofía del Derecho en la Escuela Libre de Derecho.

Origen tardío de la doctrina de la transubstanciación, y temprana oposición a la misma

Por Alejandro Moreno Morrison.

En el año 831, Radbertus, monje de Corbie, escribió una obra sobre la Cena del Señor titulada Liber de corpore et sanguine Domini (Libro sobre el cuerpo y la sangre del Señor).  En dicho libro se formula enérgicamente y se defiende la doctrina de la presencia real o material del Señor en los elementos de la Cena del Señor, es decir, la transubstanciación del pan y del vino en el cuerpo y la sangre del Señor.  A este libro, Rastramnus, un sacerdote de Corbie de la orden de los benedictinos, escribió una refutación titulada De corpore et sanguine Domini (Sobre el cuerpo y la sangre del Señor), en donde mostró que la verdadera doctrina católica (en el sentido más propio y original de la palabra, es decir, de la Iglesia universal) es contraria al dogma de la presencia real y de la transubstanciación.

La doctrina de la transubstanciación no fue adoptada oficialmente por la Iglesia occidental sino hasta el Cuarto Concilio de Letrán de 1215, convocado por el papa Inocencio III.

Durante la Reforma, el libro de Rastramnus fue una fuente directa de influencia en las posiciones de Calvino y en la de los reformadores ingleses (de la primera Reforma) Nicholas Ridley (quien lo tradujo al inglés en 1549) y Thomas Cranmer.  En su defensa en Oxford ante los comisionados de la Reina María Tudor (“la sangrienta”), Cranmer señaló a Rastramnus como una de las fuentes que dieron forma a su pensamiento eucarístico, mismo que plasmó en la liturgia eucarística del Libro de oraciones comunes  (de la Iglesia Anglicana).[1]

__________

[1] Ver Alexander Barclay, The Protestant Doctrine of the Lord’s Supper: A Study in The Eucharistic Teaching of Luther, Zwingli and Calvin (Glasgow: Jackson, Wylie & Co., 1927), Ch. XIX.

___________

Fragmento tomado del ensayo “The Practice of the Eucharist in the Reformed Churches.  Response Paper for History of Christianity II (with Dr. Frank A. James);”  Reformed Theological Seminary, Orlando; Spring 2001.  Traducido al español y ligeramente modificado el 25 de junio de 2016.

___________

Ver también: La Cena del SeñorSobre los medios de gracia.; Sobre la liturgia ginebrina de Juan Calvino para la celebración de la Cena del Señor; Identidad confesional: Estándares de Westminster; La enseñanza bíblica sobre la adoración pública del Dios verdadero (video-conferencia); Nulidad de los oficios eclesiásticos no prescritos en la Biblia; Presbiterianismo en la primera reforma en Inglaterra; Puritanismo como un movimiento de avivamiento, 1 (a); ¿Cómo eran los puritanos originales?; La espiritualidad de la verdadera adoración en el Nuevo Testamento; La luz de la naturaleza es insuficiente para prescribir el culto (texto en imagen JPG); El 2º mandamiento prohibe las imágenes (aunque sean sólo para fines didácticos o de ornamento) — “Catecismo de Heidelberg” y comentario de Ursino; Sermón temático: Soli Deo gloria (audio); Pretender adorar a Dios en cualquier forma no prescrita por Él es superstición e idolatría.

____________

Alejandro Moreno Morrison, de nacionalidad mexicana, es un abogado y teólogo reformado. Fue educado en la Escuela Libre de Derecho (México), el Reformed Theological Seminary Orlando, y la Universidad de Oxford.  En el Reformed Theological Seminary Orlando fue asistente del Rev. Dr. Richard L. Pratt, y del Rev. Dr. Ronald H. Nash.  Ha ministrado como maestro de doctrina cristiana y Biblia y como predicador en diversas iglesias y misiones de denominaciones como la Iglesia Presbiteriana Reformada de México, la Iglesia Nacional Presbiteriana de México, la Iglesia Nacional Presbiteriana Conservadora de México, la Presbyterian Church of America, la Presbyterian Church of Ireland, y la Reformed Presbyterian Church North America Synod.  Con esta último estuvo a cargo de una misión durante 2014.  También ha sido profesor invitado de Teología Sistemática, Ética, Evangelismo, y Apologética en el Seminario Teológico Reformado de la Iglesia Presbiteriana Reformada de México, y de Sistemas Políticos Contemporáneos en la Facultad de Derecho de la UNAM (México).  Desde 2010 es profesor adjunto de Filosofía del Derecho en la Escuela Libre de Derecho.

Las oraciones públicas, colectivas, comunes, o litúrgicas en la práctica reformada

Por Alejandro Moreno Morrison.

Versión ligeramente modificada del texto que apareció como editorial en boletín de la Iglesia Berith (INPM) de la Ciudad de México, correspondiente al domingo 9 de agosto de 2009.

Como parte de la reforma de la práctica de la Iglesia, específicamente de su adoración, los reformadores del S. XVI (entre ellos Juan Calvino, Juan Knox y Thomas Cranmer), redactaron oraciones para ser elevadas al Señor de manera colectiva, es decir, toda la congregación al unísono, como parte necesaria del culto de adoración (ver Juan Calvino, Institución de la religión cristiana, III, xx, 29-30; Juan Calvino y las oraciones públicas o colectivas).

Siendo la oración un acto de adoración, los reformadores aplicaron el principio regulador o regulativo de la adoración, es decir, que hemos de adorar a Dios solamente conforme a las instrucciones que Él nos ha revelado en Su Palabra.  Es por esta razón que, a la pregunta #117 sobre “¿Cuáles son los requisitos de la oración que es aceptable a Dios, y la cual Él escuchará,” el Catecismo de Heidelberg responde, entre otras cosas, que hemos de orar “por todas las cosas que Él nos ha mandado pedir de Él.”  Es decir, que no hemos de pedir lo que nosotros queramos, ni debemos tampoco dejar de pedir por las cosas que Él nos ha ordenado que oremos.  En palabras de Zacarías Ursino (en su Comentario al Catecismo de Heidelberg), “debemos orar por cosas que estamos ciertos que están aprobadas por Dios, y prometidas.”  Por lo tanto, para orar eficazmente debemos tener un conocimiento de todo el consejo de Dios, de sus mandamientos, de sus promesas, y de lo que Él nos ha revelado que es Su propósito para Su pueblo y para la humanidad en general.

Las oraciones comunes o colectivas preparadas por los reformadores para la adoración pública de Dios son un magnífico ejemplo de cómo debemos orar.  Estas oraciones están basadas en porciones bíblicas, usando las palabras, temas y conceptos que Dios nos ha dado en Su Palabra para dirigirnos a Él en oración.

Una de estas oraciones públicas o litúrgicas es la “Oración por toda la Iglesia de Cristo,” contenida en el Libro de orden ginebrino (1556) de la congregación de habla inglesa en la ciudad de Ginebra, en tiempos de Juan Calvino y John Knox.  Esta oración contiene más de 60 referencias a porciones de la Biblia, además de estar formulada de manera reverente conforme a los ejemplos de oraciones que el Señor dio a su pueblo en Salmos, en otros libros del Antiguo Testamento, y en la oración que enseñó a sus discípulos y que conocemos como “El Padre nuestro.”

Además de cumplir con el principio regulativo o regulador de la adoración, y de ser la aplicación práctica de la doctrina del sacerdocio universal (por cuanto toda la congregación eleva la oración en la adoración pública al Señor y no sólo los ministros), las oraciones públicas o litúrgicas servían para enseñar a la congregación a orar conforme a la Palabra de Dios.

Pero al dejar poco a poco (hace ya varias décadas, y por influencia del anabautismo) la práctica de la oración colectiva, los evangélicos abandonaron también uno de los medios por los cuales durante muchos siglos el pueblo del Señor aprendió a orar conforme a Su voluntad revelada.

___________________

Ver también: Juan Calvino y las oraciones públicas o colectivasSobre la liturgia ginebrina de Juan Calvino para la celebración de la Cena del SeñorInvocar el nombre de Jehová (Génesis 4:26)Contraste entre los linajes de Caín (simiente de la serpiente) y de Set (simiente de la mujer)Oración por toda la Iglesia de CristoIdentidad confesional: Estándares de WestminsterSobre la visión puritana del día domingoLa enseñanza bíblica sobre la adoración pública del Dios verdadero (video-conferencia)La observancia del cuarto mandamiento en el Nuevo Testamento (video-conferencia)El culto de la sinagoga fue el modelo del culto de la Iglesia apostólica.

___________________

Alejandro Moreno Morrison, de nacionalidad mexicana, es un abogado y teólogo reformado. Fue educado en la Escuela Libre de Derecho (México), Reformed Theological Seminary Orlando, y la Universidad de Oxford.  En Reformed Theological Seminary Orlando fue asistente del Rev. Dr. Richard L. Pratt, y del Rev. Dr. Ronald H. Nash.  Ha ministrado como maestro de doctrina cristiana y Biblia y como predicador en diversas iglesias y misiones de denominaciones como la Iglesia Presbiteriana Reformada de México, la Iglesia Nacional Presbiteriana de México, la Iglesia Nacional Presbiteriana Conservadora de México, la Presbyterian Church in America, la Presbyterian Church of Ireland, y la Reformed Presbyterian Church North America Synod.  Con esta última estuvo a cargo de una misión durante 2014.  También ha sido profesor invitado de Teología Sistemática, Ética, Evangelismo, y Apologética en el Seminario Teológico Reformado de México de la Iglesia Presbiteriana Reformada de México, y de Sistemas Políticos Contemporáneos en la Facultad de Derecho de la UNAM (México).  Desde 2010 es profesor adjunto de Filosofía del Derecho en la Escuela Libre de Derecho.