El papel del Señor Jesucristo en el libro de Apocalipsis

Richard Bauckham, The Theology of the Book of Revelation (Cambridge University Press, 1993); pp. 67-68.

El papel de Cristo en Apocalipsis es establecer el reino de Dios sobre la tierra: en palabras de 11:15, convertir ‘el reino del mundo’ (gobernado en el presente por el mal) en ‘el reino de nuestro Señor y de su Mesías.’  Ésta es una obra tanto de salvación como de juicio.  Como veremos, salvación y juicio son inevitablemente los dos lados de una misma moneda.  También es un proceso que comienza con su vida y muerte terrenales y termina con su parusía [segunda venida].  La victoria que ya ha logrado en su muerte y resurrección es decisiva, pero necesita ser continuada por sus seguidores cristianos en el presente y completada en su parusía en el futuro.  Será importante que distingamos estas tres etapas, pero también que entendamos las interconexiones entre ellas.  A fin de encontrar nuestro camino a través de las imágenes más bien complejas con las que Juan expresa su entendimiento de la obra de Cristo, será útil comenzar por reconocer los tres principales temas simbólicos – o complejos de símbolos – que son usados para las tres etapas de la obra de Cristo.  Cada uno de esos tres nos permiten ver la unidad esencial de la obra de Cristo, de la cruz a la parusía.  La combinación de los tres transmite la mayoría, si no es que toda, la interpretación teológica distintiva de Apocalipsis sobre la obra de Cristo.

El primero es el tema de la guerra mesiánica.  Este retoma la esperanza judía de un Mesías que ha de ser un descendiente de David, ungido por Dios como rey y líder militar de su pueblo.  Él ha de pelear una guerra contra los opresores gentiles, liberando a Israel y estableciendo el gobierno de Dios, que es también el gobierno del Mesías de Dios y del pueblo de Dios Israel, sobre las naciones del mundo.[1]  Esencial para esta noción, debe ser notado, es que el Mesías no libra la guerra solo: él lidera al ejército de Israel contra los enemigos de Israel.  Muchas profecías del Antiguo Testamento fueron comúnmente interpretadas por los judíos del primer siglo como refiriéndose a este esperado Mesías de David.  La identificación de Jesús con el Mesías davídico era, por supuesto muy común en el cristianismo primitivo.  Es muy importante en Apocalipsis, en parte porque para Juan, como profeta Judío, es una de las maneras en las que puede unir las esperanzas de la tradición profética del Antiguo Testamento con su propia visión escatológica centrada en Jesús.  Pero es importante también porque retrata una figura que ha de establecer el Reino de Dios sobre la tierra derrotando a los poderes paganos que se oponen al reino de Dios.  Como veremos, Juan reinterpretó cuidadosamente la tradición.  Su Mesías Jesús no obtiene su victoria mediante conquista militar, y aquéllos que comparten su victoria y su gobierno no son un Israel nacional sino el pueblo internacional de Dios.  Pero aún así es una victoria sobre el mal, ganada no solamente en la esfera espiritual sino también en la esfera política en contra de los poderes mundanos a fin de establecer el reino de Dios sobre la tierra.  En la misma forma en que la esperanza de un Mesías davídico era respecto a dicha victoria de Dios sobre el mal, Apocalipsis retrata la obra de Cristo en continuidad con la esperanza tradicional judía.


[1] Para la guerra mesiánica, ver E. Schürer, The History of the Jewish People in the Age of Jesus Christ, revised and ed. G. Vermes, F. Millar, M. Black, vol. II (Edinburgh: T. & T. Clark, 1979), 517-35; M. Hengel, The Zealots (Edinburgh: T. & T. Clark, 1989), 271-319; A. Yarbro Collins, ‘The Political Perspective of the Revelation to John,’ Journal of Biblical Literature 96 (1977), 241-56; R. Bauckham, ‘The Book of Revelation as a Christian War Scroll,’ Neotestamentica 22 (1988), 17-40, which becomes chapter 8 in Richard Bauckham, The Climax of Prophecy: Studies in the Book of Revelation (Edinburgh: T. & T. Clark, 1992).


Richard Bauckham, es un teólogo y estudioso de la Biblia, de nacionalidad inglesa. Estudió en la Universidad de Cambridge. Fue profesor de teología en la Universidad de Leeds, profesor de Historia del Pensamiento Cristiano en la Universidad de Manchester, y profesor de Estudios en el Nuevo Testamento en la Universidad de St. Andrews. Es investigador en Ridley Hall (Cambridge) y profesor visitante en St. Mellitus College (Londres). Es fellow de la British Academy y de la Royal Society of Edinburgh.


Ver también: La fusión del Reino de Dios y el reinado de la dinastía davídica en Salmos; Sermón expositivo de Hechos 1:6-7. La restauración del Reino a Israel (audio); Sermón expositivo de Hechos 1:8: El Reino del Mesías y la Gran Comisión (audio); Ampliación en el Nuevo Testamento de la noción judía del Reino de Dios y de Jerusalén como su sede; La proclamación del reino en los evangelios sinópticos (incluyendo el significado de las parábolas del reino en Mateo 13 y Marcos 4); El reino del Mesías y Su Iglesia; El Reino de Dios a lo largo de la historia de la redención; La extensión del territorio del reino del Mesías (Salmo 72:8-11); El Señor Jesucristo es ya el rey mesiánico que se ha sentado en el trono de David; Naturaleza del libro de Apocalipsis; La perspectiva histórico-redentora idealista del Apocalipsis; Sermón expositivo del Salmo 67 (audio); Introducción al Apocalipsis, 1ª parte (audio); Introducción al Apocalipsis, 4ª parte (audio); Introducción al Apocalipsis, 5ª parte (audio); Para entender el Apocalipsis, conferencia en dos partes (audios); Apocalipsis 9:13-21 (La sexta trompeta): Sugerencias para reflexionar y aplicar a nuestras vidas; La profecía de las setenta “semanas” (Daniel 9:20-27); Cómputo de los 70 septenos (“sietes” o “semanas”) de la profecía de Daniel 9:20-27; Brevísima introducción a la teología bíblica del evangelismo y las misiones (audio); Antiguo y Nuevo Testamentos: ¿Diferentes fotos o una misma película?; Sermón expositivo de Mateo 8:28-34, los endemoniados gadarenos (audio).

Naturaleza del libro de Apocalipsis

G. K. Beale, Revelation: A Shorter Commentary (Eerdmans, 2015), pp. 4-6.

Apocalipsis combina aspectos de tres diferentes tipos de escritos — apocalíptico, profecía y epístola.  La palabra “apocalíptico” viene de la palabra griega para “revelación” y puede referirse a literatura cuyo interés está en detallar los eventos de los tiempos finales…  Muchos libros apocalípticos fueron escritos antes, durante y después del tiempo del Nuevo Testamento, la mayoría provenientes de círculos judíos más que de círculos cristianos…

Aunque hay muchas definiciones de apocalíptico, es mejor entenderlo como una intensificación de profecía…  “Apocalíptico” no debe ser visto como muy diferente de “profecía,” pero el primero contiene una amplificación y concentración más intensa de los elementos literarios y temáticos encontrados en la segunda.  Lo que es a veces amplificado en la literatura apocalíptica es el origen de la revelación (es decir, visiones del trono de Dios, descripciones de su gloriosa apariencia, ángeles alrededor del trono, descripciones del templo celestial en donde se encuentra el trono, etc.).  Que esto es lo que tenemos sobre todo en Apocalipsis se pone de manifiesto por la descripción adicional del libro como “profecía” en 1:3, así como en 22:6-7, 10, donde encontramos textualmente paralelos con 1:1, 3 (lo cual es indicado todavía más al observar la referencia a “profetas” en 22:6…).  Además, “apocalipsis” en 1:1 es una alusión directa a Daniel 2, en donde la palabra se refiere a una revelación profética comunicada por Dios al profeta Daniel…  En este sentido, Apocalipsis ha de entenderse mejor como colocándose dentro del género de obras profético-apocalípticas del Antiguo Testamento, especialmente aquéllas de Ezequiel, Daniel y Zacarías…

Juan se ve a sí mismo, por lo tanto, en línea con los profetas del Antiguo Testamento, si bien como aquellos profetas que, como Daniel,Ezequiel y Zacarías, tienen un interés específico en los últimos tiempos.  El interés de los profetas era tanto pro-clamar exhortaciones para aplicar a las personas en el presente como en pre-decir el futuro.  Como ya se dijo, como una obra apocalíptico-profética el Apocalipsis se enfoca más en la fuente de la revelación de lo que lo hace la literatura profética.  El origen de la revelación es el salón del trono de Dios en el templo celestial…  También hay un énfasis en esta perspectiva celestial de manera que las iglesias recuerden que hay luchas espirituales reales dándose “tras bambalinas” de lo que se parecen ser eventos o apariencias terrenales insignificantes.  De hecho, la razón para dirigirse a las iglesias mediante sus ángeles representantes es recordarles que ya han comenzado a participar en la dimensión celestial y que su verdadero y eterno hogar está en la dimensión de cielos nuevos y tierra nueva… inaugurada mediante la muerte y resurrección de Cristo…  Tal recordatorio debe animarlas a no poner su seguridad última en el viejo mundo, como lo hace la incrédula e idólatra gente terrenal…  El enfoque en la perspectiva celestial también hace que las iglesias se den cuenta de que su victoria sobre la amenaza de ceder ante la idolatría viene en última instancia de la esfera celestial, donde el Cordero y Dios sentados en el trono son fuerzas centrífugas ejerciendo su poder sobre la tierra mediante el Espíritu…

…La revelación celestial también choca con la evaluación de la historia y los valores de la perspectiva humana terrenal y por lo tanto demandan que la gente cambie y realinee sus puntos de vista con la perspectiva celestial.  A este respecto, la gente en las iglesias es exhortada a someterse a las demandas del mensaje del libro o de lo contrario enfrentar juicio.  Los lectores de Juan viven en una cultura mundana que hace que el pecado parezca normal y que la rectitud parezca extraña…  En particular, Juan escribe porque percibe que existe un peligro real de que las iglesias se conformen a los valores que el sistema mundano considera “normales” y no a la verdad trascendente de Dios…

El foco de atención de la revelación que Juan recibió de Dios es cómo ha de conducirse la Iglesia en medio de un mundo impío.  La revelación celestial da una perspectiva enteramente diferente a la ofrecida por el mundo. Los creyentes son confrontados por la elección de alinear sus vidas y conducta con una perspectiva u otra, y su destino eterno depende de esa elección…  los eventos de [Apoclipsis] tienen que ver con la situación de la vida real de la Iglesia en todas las edades, no nada más en el futuro de los últimos tiempos.  Los creyentes siempre están enfrentando la amenaza de ceder en alguna forma u otra.  Deben someterse al mensaje como Juan lo ha traído, o enfrentar el juicio de Dios.  ¡Qué triste es que el estudio de Apocalipsis en la Iglesia de hoy lo considere meramente como futurología en vez de verlo como un mensaje que provee una mentalidad o cosmovisión histórico-redentora para la Iglesia!  De hecho, desde el principio (1:3), Apocalipsis se describe a sí mismo como profecía.  Y, como en el Antiguo Testamento y como ya se dijo, la profecía en Apocalipsis involucra tanto proclamación de exhortaciones para el presente como predicción del futuro.  

______________

Gregory K. Beale es el titular de la Cátedra J. Gresham Machen de Nuevo Testamento y Profesor de Nuevo Testamento y Teología Bíblica en Westminster Theological Seminary (Filadelfia, EUA) y ministro de la Orthodox Presbyterian Church (EUA).  Fue educado en Southern Methodist Univeristy, Dallas Theological Seminary y en la Universidad de Cambridge (doctorado).  Fue profesor del Departamento de Filosofía y Religión de Grove City College (Pennsylvania), de Nuevo Testamento en Gordon-Conwell Theological Seminary, y de Nuevo Testamento de la Escuela de Posgrado de Wheaton College.  Es autor de varios libros sobre el uso del Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento, Teología Bíblica y Nuevo Testamento, incluyendo el Comentario al Apocalipsis de la serie New International Greek Testament Commentary (Nuevo comentario internacional del texto griego del [Nuevo] Testamento). En español está disponible su libro Una Teología Bíblica del Nuevo Testamento: El Desarrollo del Antiguo Testamento en el Nuevo.

Traducción: Alejandro Moreno Morrison.

__________________

Ver también: Apocalipsis 9:13-21 (La sexta trompeta): Sugerencias para reflexionar y aplicar a nuestras vidas; Naturaleza del libro de Apocalipsis; La perspectiva histórico-redentora idealista del Apocalipsis; Para entender el Apocalipsis, conferencia en dos partes (audios)Introducción al Apocalipsis, 1ª parte (audio)Introducción al Apocalipsis, 4ª parte (audio)Introducción al Apocalipsis, 5ª parte (audio)Orígenes jesuitas y pentecostales del dispensacionalismoCómputo de los 70 septenos (“sietes” o “semanas”) de la profecía de Daniel 9:20-27Paralelismo o recapitulación en las visiones apocalípticas de Daniel (gráfico)Las dos preguntas de los discípulos respecto de la destrucción de Jerusalén (Mateo 24)Jerusalén: Lugar del fin de la antigua eraAmpliación en el Nuevo Testamento de la noción judía del Reino de Dios y de Jerusalén como su sedeLa extensión del territorio del reino del Mesías (Salmo 72:8-11)Serie de sermones de Hechos 1:1 al 2:41 (audios)Antiguo y Nuevo Testamentos: ¿Diferentes fotos o una misma película?El reino del Mesías y Su IglesiaEl Reino de Dios a lo largo de la historia de la redenciónLa fusión del Reino de Dios y el reinado de la dinastía davídica en SalmosSermón expositivo del Salmo 67 (audio)Brevísima introducción a la teología bíblica del evangelismo y las misiones (audio)La proclamación del reino en los evangelios sinópticos (incluyendo el significado de las parábolas del reino en Mateo 13 y Marcos 4)Este mundo está lleno del poder redentor de Dios (las parábolas de la semilla de mostaza y de la levadura).Sermón expositivo de Hechos 1:6-7. La restauración del Reino a Israel (audio)Sermón expositivo de Hechos 1:8: El Reino del Mesías y la Gran Comisión (audio)Sermón expositivo de Hechos 1:9-11. Cumplimiento de la profecía de Daniel 7 en la ascensión del Señor (audio).La profecía de las setenta “semanas” (Daniel 9:20-27)Sermón expositivo de Hechos 2:29-40: El cumplimiento de la profecía del Salmo 110 y el arrepentimiento para el perdón de pecados (audio)Transición pública del antiguo pacto al nuevo pacto en pentecostésSignificado escatológico del PentecostésRestauración de Israel: Implicaciones escatológicas de la elección del reemplazo de Judas (Hechos 1:15-26)Sermón expositivo de Hechos 1:12-26: La elección del sustituto de Judas (audio)Definición bíblica del concepto “postreros días” (eschaton)El valle de los huesos secos (Ezequiel 37:1-14)El Señor Jesucristo es ya el rey mesiánico que se ha sentado en el trono de David; La “Ley de la racionalidad inversa” de Merold Westphal.

La perspectiva histórico-redentora idealista del Apocalipsis

G. K. Beale, Revelation: A Shorter Commentary (Eerdmans, 2015), p. 9. 

La perspectiva idealista ve todo el libro [Apocalipsis] como una presentación simbólica de la batalla entre el bien y el mal.  Los sellos, copas y trompetas hablan una y otra vez acerca de los eventos de la historia humana en todas las edades y dan a los creyentes de todas las edades una exhortación a ser fieles de cara al sufrimiento (por ello es “histórico-redentora”).  Creemos que esta perspectiva es sustancialmente correcta pero que debe ser modificada a la luz del hecho de que partes del Apocalipsis definitivamente sí se refieren a eventos futuros del fin concernientes al retorno de Cristo, Su victoria final sobre el enemigo, y el establecimiento de su reino celestial.  Muchos de los eventos profetizados hablan igualmente a la vida de la Iglesia en todas las generaciones, excepto aquellos eventos particulares que tienen que ver con el fin de la historia y el retorno de Cristo.  Preteristas e historicistas están en lo correcto hasta cierto punto en entender que varias porciones de la visión de Juan se cumplen en alguna medida en eventos históricos.  El hecho es, no obstante, que su mensaje no está ligado exclusivamente a esos eventos particulares, pues Apocalipsis tiene su cumplimiento en innumerables eventos a lo largo de la era de la Iglesia.

Como tal, el mensaje de la epístola es de relevancia y valor para todos los creyentes de todas las edades, que es la razón por la cual la visión fue dada a Juan.  Quizá debiésemos llamar a ésta una perspectiva histórico-redentora idealista ecléctica, puesto que aunque el enfoque es en una presentación simbólica de la batalla entre el bien y el mal y en eventos históricos que se repiten durante la era de la Iglesia, aspectos de las perspectivas preteristas, historicista y futurista son incorporados (por ello “ecléctica”).  Conforme vayamos desarrollando el bosquejo del libro, quedarán claras las razones por las que adoptamos esta perspectiva.

_____________________

Gregory K. Beale es el titular de la Cátedra J. Gresham Machen de Nuevo Testamento y Profesor de Nuevo Testamento y Teología Bíblica en Westminster Theological Seminary (Filadelfia, EUA) y ministro de la Orthodox Presbyterian Church (EUA).  Fue educado en Southern Methodist Univeristy, Dallas Theological Seminary y en la Universidad de Cambridge (doctorado).  Fue profesor del Departamento de Filosofía y Religión de Grove City College (Pennsylvania), de Nuevo Testamento en Gordon-Conwell Theological Seminary, y de Nuevo Testamento de la Escuela de Posgrado de Wheaton College.  Es autor de varios libros sobre el uso del Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento, Teología Bíblica y Nuevo Testamento, incluyendo el Comentario al Apocalipsis de la serie New International Greek Testament Commentary (Nuevo comentario internacional del texto griego del [Nuevo] Testamento). En español está disponible su libro Una Teología Bíblica del Nuevo Testamento: El Desarrollo del Antiguo Testamento en el Nuevo.

Traducción: Alejandro Moreno Morrison.

__________________

Ver también: Apocalipsis 9:13-21 (La sexta trompeta): Sugerencias para reflexionar y aplicar a nuestras vidas; Naturaleza del libro de Apocalipsis; Para entender el Apocalipsis, conferencia en dos partes (audios); Introducción al Apocalipsis, 1ª parte (audio); Introducción al Apocalipsis, 4ª parte (audio); Introducción al Apocalipsis, 5ª parte (audio); Orígenes jesuitas y pentecostales del dispensacionalismo; Cómputo de los 70 septenos (“sietes” o “semanas”) de la profecía de Daniel 9:20-27; Paralelismo o recapitulación en las visiones apocalípticas de Daniel (gráfico); Las dos preguntas de los discípulos respecto de la destrucción de Jerusalén (Mateo 24); Jerusalén: Lugar del fin de la antigua era; Ampliación en el Nuevo Testamento de la noción judía del Reino de Dios y de Jerusalén como su sede; La extensión del territorio del reino del Mesías (Salmo 72:8-11); Serie de sermones de Hechos 1:1 al 2:41 (audios); Antiguo y Nuevo Testamentos: ¿Diferentes fotos o una misma película?; El reino del Mesías y Su Iglesia; El Reino de Dios a lo largo de la historia de la redención; La fusión del Reino de Dios y el reinado de la dinastía davídica en Salmos; Sermón expositivo del Salmo 67 (audio); Brevísima introducción a la teología bíblica del evangelismo y las misiones (audio); La proclamación del reino en los evangelios sinópticos (incluyendo el significado de las parábolas del reino en Mateo 13 y Marcos 4); Este mundo está lleno del poder redentor de Dios (las parábolas de la semilla de mostaza y de la levadura).; Sermón expositivo de Hechos 1:6-7. La restauración del Reino a Israel (audio); Sermón expositivo de Hechos 1:8: El Reino del Mesías y la Gran Comisión (audio); Sermón expositivo de Hechos 1:9-11. Cumplimiento de la profecía de Daniel 7 en la ascensión del Señor (audio).; La profecía de las setenta “semanas” (Daniel 9:20-27); Sermón expositivo de Hechos 2:29-40: El cumplimiento de la profecía del Salmo 110 y el arrepentimiento para el perdón de pecados (audio); Transición pública del antiguo pacto al nuevo pacto en pentecostés; Significado escatológico del Pentecostés; Restauración de Israel: Implicaciones escatológicas de la elección del reemplazo de Judas (Hechos 1:15-26); Sermón expositivo de Hechos 1:12-26: La elección del sustituto de Judas (audio); Definición bíblica del concepto “postreros días” (eschaton); El valle de los huesos secos (Ezequiel 37:1-14); El Señor Jesucristo es ya el rey mesiánico que se ha sentado en el trono de David.

Introducción al Apocalipsis, 5ª parte (audio)

Por Alejandro Moreno Morrison.

Sermón predicado en la misión presbiteriana “Adulam” (Iglesia Nacional Presbiteriana de México), en Taxco, Guerrero, en el otoño de 2011.

Enlace al archivo de audio: Introducción al Apocalipsis, 5ª parte (AMM, otoño 2011).

El Apocalipsis es un libro difícil de entender pero no es, como muchos creen, un libro enigmático, misterioso o esotérico. Tampoco es un libro cuyo principal objetivo sea dar predicciones, aunque sí habla, a rasgos muy grandes, de lo que Dios se ha propuesto hacer y está haciendo en el periodo de la historia de la humanidad entre su primera venida y su segunda venida, y de lo que sucederá después de esa segunda venida.

Esta quinta parte de una introducción, comienza haciendo un breve repaso de lo dicho en los sermones anteriores de la serie para luego explicar a grandes rasgos los capítulos 19 y 20 del Apocalipsis.  Entre los puntos explicados brevemente están la primera y segunda muerte, la primera y segunda resurrección, la conquista del mundo por medio de la Palabra de Dios (la conversión de las naciones) antes de la venida del Señor, los “mil años” en que satanás es encadenado y en los que los muertos en Cristo reinan con Él, y el lago de fuego (el destino eterno de los condenados).

El acercamiento adoptado en esta introducción muestra cuán desatinado puede resultar tratar de interpretar al Apocalipsis al llamado “milenio” como punto de partida, pues ello en realidad oscurece el propósito y mensaje perenes de esta porción de la Palabra de Dios.

_______________________

Ver también: Naturaleza del libro de Apocalipsis; La perspectiva histórico-redentora idealista del Apocalipsis; Apocalipsis 9:13-21 (La sexta trompeta): Sugerencias para reflexionar y aplicar a nuestras vidasIntroducción al Apocalipsis, 1ª parte (audio)Introducción al Apocalipsis, 4ª parte (audio)Serie de sermones de Hechos 1:1 al 2:41 (audios)Paralelismo o recapitulación en las visiones apocalípticas de Daniel (cuadro comparativo)La profecía de las setenta “semanas” (Daniel 9:20-27)Orígenes jesuitas y pentecostales del dispensacionalismo; Cómputo de los 70 septenos (“sietes” o “semanas”) de la profecía de Daniel 9:20-27; La fusión del Reino de Dios y el reinado de la dinastía davídica en el libro de Salmos; Brevísima introducción a la teología bíblica del evangelismo y las misiones (audio); Pretender adorar a Dios en cualquier forma no prescrita por Él es superstición e idolatría; Sermón temático: Soli Deo gloria (audio)Sermón expositivo del Salmo 67 (audio)Sermón expositivo de Éxodo 34. La ley como señal de la gracia y la elección de Dios (audio); Sermón expositivo de Hechos 2:29-40: El cumplimiento de la profecía del Salmo 110 y el arrepentimiento para el perdón de pecados (audio); Sermón expositivo de Hechos 2:22-37, el Señor Jesucristo es el rey mesiánico prometido en el AT (audio).

__________________

Alejandro Moreno Morrison, de nacionalidad mexicana, es un abogado y teólogo reformado.  Fue educado en la Escuela Libre de Derecho (México), el Reformed Theological Seminary Orlando, y la Universidad de Oxford.  En el Reformed Theological Seminary Orlando fue asistente del Rev. Dr. Richard L. Pratt, y del Rev. Dr. Ronald H. Nash.  Ha ministrado como maestro de doctrina cristiana y Biblia y como predicador en diversas iglesias y misiones de varias denominaciones incluyendo la Iglesia Presbiteriana Reformada de México, la Iglesia Nacional Presbiteriana de México, la Iglesia Nacional Presbiteriana Conservadora de México, la Presbyterian Church of America, la Presbyterian Church of Ireland, y la Reformed Presbyterian Church North America Synod.  Con esta última estuvo a cargo de una misión durante 2014.  También ha sido profesor invitado de Teología Sistemática, Ética, Evangelismo, y Apologética en el Seminario Teológico Reformado de la Iglesia Presbiteriana Reformada de México, y de Sistemas Políticos Contemporáneos en la Facultad de Derecho de la UNAM (México).  Desde 2010 es profesor adjunto de Filosofía del Derecho en la Escuela Libre de Derecho.