La extensión del territorio del reino del Mesías (Salmo 72:8-11)

Por Allan Harman.

Tomado de Psalms Vol. 1: Psalms 1-72: A Mentor Commentary (Fearn: Christian Focus, 2001), pp. 531-532.

[V. 8]  La extensión del reino del gobernante mesiánico es expresada en términos de la promesa a Abraham.  Fue durante el imperio davídico-salomónico que los límites de ‘la tierra prometida’ alcanzaron su plena extensión (1 Rey. 4:21, 24).  Sin embargo, existe un cambio notable aquí comparado con anteriores referencias antiguo-testamentarias a la tierra.  El límite no se extiende hasta el Río [Éufrates], ¡sino de ahí en adelante!  Ya no será el restringido territorio asignado como tierra prometida, sino que será un reino universal.  El Salmo 72:8 no puede ser considerado aisladamente, en vista de que en Zac. 9:10 se usa lenguaje casi idéntico: ‘Y de Efraín destruiré los carros, y los caballos de Jerusalén, y los arcos de guerra serán quebrados; y hablará paz a las naciones, y su señorío será de mar a mar, y desde el río hasta los fines de la tierra.’  Tanto en ese pasaje como aquí en el Salmo 72, el contexto trata acerca de eventos escatológicos.

[Vv. 9-10] Desde lugares lejanos la gente reconocerá el reinado del Mesías, y sus enemigos serán puestos bajo su autoridad.  ‘Postrarse ante’ y ‘lamer el polvo’ son expresiones sinónimas de sumisión (ver Isa. 49:23).  Los lugares mencionados (Tarsis, Sabá y Seba) representan las naciones distantes, con sus gobernantes viniendo a presentar sus tributos como señal de alianza a este rey universal.  El Nuevo Testamento habla de la venida de un día cuando Jesús habrá destruido todos los demás dominios y poderes, y todos sus enemigos serán puestos bajo sus pies (1ª Cor. 15:24-25).

[Vv. 12-14] Aunque éste y los versículos anteriores expresan la idea de sumisión en términos que aluden al reinado de Salomón, el cumplimiento final de esta promesa será cuando Jesús, como el Cordero, venza porque él es Señor de señores y Rey de reyes (Apo. 17:14; 19:16).

_________________

Sermón alusivo:

Ver también: Jerusalén: Lugar del fin de la antigua era; Las dos preguntas de los discípulos respecto de la destrucción de Jerusalén (Mateo 24)Amplicación en el Nuevo Testamento de la noción judía del Reino de Dios y de Jerusalén como su sede; La profecía de las setenta “semanas” de Daniel 9:20-27; Salmo 67 (para canto congregacional); La proclamación del reino en los evangelios sinópticos (incluyendo el significado de las parábolas del reino en Mateo 13 y Marcos 4); El reino del Mesías y Su Iglesia; La historia de la redención: Del protoevangelio al reinado universal del Mesías; La profecía de Noé (Gen. 9:25-27) y su cumplimiento en el Nuevo Testamento; Exaltación y entronización del Señor Jesucristo; Orígenes jesuitas y pentecostales del dispensacionalismoDos acercamientos al estudio de la Biblia: teología sistemática y teología bíblica (con análisis literario)Sermón expositivo del Salmo 67 (audio)Serie de sermones de Hechos 1:1 al 2:41 (audios)Paralelismo o recapitulación en las visiones apocalípticas de Daniel (cuadro comparativo).

__________________

Traducción: Alejandro Moreno Morrison.

Allan Harman es profesor investigador de Antiguo Testamento en el Presbyterian Theological College (Melbourne, Australia).  Además de haber dado clase y predicado en muchos países, sirvió como editor del Reformed Theological Review, la revista teológica más antigua de Australia.

Anuncios